Asiste el sexto tradicional de la época en medio de corrientes opuestas. La marejada permanente en el Real Madrid, al que se le amontonan penas y alegrías en una furiosa sucesión que contrasta con la firmeza del Barça, local este domingo, en pos de su quinto triunfo de carrerilla frente a los blancos, el que le acerque al liderato a falta de 8 jornadas.

El partido ideal para los amantes del juego ofensivo. Eso es lo que ofrecieron el Valencia Basketball y el Baxi Manresa sobre el parquet de la Fuente de San Luis. Ninguno de los 2 supo de qué manera imponer su nivel protector y el duelo entró en combustión desde el salto inicial. Mas en la batalla de los talentos, el Valencia Baloncesto hizo buena su condición de preferido y se desató con un 29-15 en el tercer cuarto que sirvió para redactar su victoria número 17 en la ACB Liga Endesa (112-82).

El Barça logró domesticar (71-57) al vehemente al TD Systems Baskonia en un encuentro en el que llegó a dominar por 21 puntos y que debió regresar a ganar tras perder toda esa renta. Lo consiguió con determinada solvencia y eso le deja continuar liderando la clasificación de la Euroliga y proseguir dejando claro que el proyecto de Sarunas Jasikevicius tiene mucha pinta de poder hacer algo grande esta temporada.

Mario Henzoja jugaba por vez primera contra su ex- equipo una vez que abandonase Barcelona en 2015. El croata ha llegado como una enorme sorpresa y un tremendo fichaje, mas las luces del partido no estuvieron dirigidas hacia él, a pesar de quedarse a un punto de su máxima anotación en la Euroliga. Nikola Mirotic fue el mejor del encuentro, de nuevo, el hispano-montenegrino ya llevaba 13 puntos en el primer cuarto de los 25 que anotaría. Calathes recibió un homenaje en su primera visita como jugador del Fc Barcelona al OAKA, en el Panathinaikos estuvo 8 temporadas y consiguió el torneo de la Euroliga en 2011.

En la Euroliga más apretada de la historia –el Efes se puso el día de ayer cuarto con 16 victorias y el Valencia Basket está décimo con 14– todos y cada uno de los equipos implicados en la lucha por el Top 8 han sacado la calculadora. En la de la Fonteta, donde están subrayados en colorado los 4 partidos que le quitan en casa, sacar la victoria en la ciudad de Estambul o bien Tel Aviv se encaraba como clave. Obvio, las 2 mejor. Ganando todo no hace falta calcular nada. En la vida real, tras perder en el Sinan Erdem (que prosigue siendo una pista maldita donde los Valencianos jamás han ganado) la cita de mañana en Tel Aviv frente al Maccabi se pone el disfraz de la primera final por el playoff.

El Real Madrid cedió en la cancha del Khimki, el colista de la Euroliga, que no ganaba un partido desde el 17 de noviembre. La terna formada por McCollum, Shved (22 puntos por barba) y el exMadridista Mickey (19) retrató a un equipo impreciso y descentrado que firmó su condena amontonando 23 pérdidas de balón en 40 minutos de desbarajuste. El buen trabajo de Deck y los rebotes de Tavares resultaron deficientes para compensar la secuencia de disparates Madridistas. Conforme aumentan las lesiones en el parte médico del conjunto de Laso, se marchan cayendo las pinzas que mantienen a un equipo que vive entre el sobreesfuerzo y la sofocación.

PUBLICIDAD

Adblock Detectado

Apoya este sitio desactivando el Adblock para seguir navegando. ¡Gracias!

¡Ya Desactive el Adblock!