El Movistar Estudiantes sumó su segunda victoria de esta Liga Endesa frente al Herbalife Gran Canaria (94-68) merced a su dominio bajo los aros (49 rebotes en frente de 26) y su mayor intensidad en todo instante en frente de un conjunto canario en caída libre, que amontona 4 derrotas sucesivas. Después de arrancar la ruta de la victoria al fin en el derbi frente al Urbas Fuenlabrada ya hace 11 días, los de Javier Zamora sumaron la segunda con el italiano Alessandro Gentile (15 puntos y 9 rebotes), los rebotes del Víctor Arteaga, que protagonizó un 'doble-doble' de 14 puntos y 13 atrapas, y la pareja serbia formada por Aleksa Avramovic y Aleksandar Cvetkovic (13 y 9 puntos).

Lo que deseaba ser una resurrección se transformó en un paso más en el camino por el purgatorio del equipo de Porfirio Fisac, que prosigue en depresión a pesar de los 16 puntos del estadounidense Matt Costello y pierde su cuarto partido seguido en la Liga, aparte de perder la condición de invicto en la Europa frente al Cedevita Zagreb croata.Quizás por el impulso de la primera victoria en el bolsillo, los escolares salieron mandones, con un buen Arteaga, que frenó a Costello y produjo segundas jugadas con rebotes ofensivos, y con un buen final del italiano Ale Gentile, que anotó triple y recogió el rebote de la falta siguiente para anotar y que el 'Estu' liderase el primer cuarto (23-21).Mientras el dueto italiano De ella Val-Ferrari procuraba relanzar al Herbalife, fue la pareja serbia local Cvetkovic-Avramovic la que acertó (33-28), al lado de los 7 puntos en este cuarto del héroe de la última victoria escolar, el lituano Dovinsas Giedraitis, mientras que los amarillos se estrellaban contra los tiros libres (solo 2 aciertos de 6) y los locales iban al vestuario con ventaja (40-34).Los escolares prosiguieron haciendo camino a pesar de las 2 antideportivas de Giedraitis y Arteaga y la técnica al adiestrador Javier Zamora, merced al ímpetu de Gentile robando frente a la pasividad amarilla (58-46, min. 26). Mas el italiano deseaba más, y encabezó un parcial 12-4 escolar secundado por triples de Robertson y Giedraitis para cerrar el tercer cuarto con un +18 local (70-52).La reacción amarilla destacaba porque no estaba, puesto que todo rebote o bien balón en disputa terminaba siendo escolar y en un delirio de triples escolares la renta se disparó hasta los 28 tantos (87-60, min. 36). Un festival que terminó en un 94-68 que pone la ética de los escolares por las nubes y profundiza más en la depresión canaria.


Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.