Prácticamente todo cuanto sucedió en el Multiusos Fontes do Sar se ajustó al previsible guion del partido. Un Monbus Obradoiro aguerrido, con múltiples jugadores principiantes en la ACB que apuntan a un nuevo éxito de "scouting" en el mercado de fichajes por la parte del equipo compostelano, tuteó al Barça y le demandó al límite, sobre todo tras un arranque de último cuarto que abrió la puerta a la esperanza a los alumnos de Moncho Fernández (71-71, min. 33).

 

El poderío en el juego interior de Mirotic, Tomic y Davies, que amontonaron el 80 por ciento de la valoración del cuadro blaugrana, hizo saltar por los aires la resistencia del equipo local, inútil de bajar los brazos en instante alguno. La victoria (86-92), padeciendo, si bien solvente, no escapó a los pronósticos. Buenas sensaciones sin premio para un Obra con mejor color que en campañas precedentes y primer escollo salvado para las huestes de Pesic a pesar de las bajas de Pangos, Heurtel y Ribas.

Y es que el modernizado Obradoiro de Moncho Fernández sostuvo el tipo en todo instante frente a un Barça asimismo lleno de caras nuevas para la presente temporada. La intensidad protectora y la paciencia en ataque le dejó al conjunto compostelano plantar cara a los alumnos de Pesic. Kravic, gigante en la zona, y Czerapowicz, mortal al comienzo en los lanzamientos triples, y después Magee, flagelaron a un contrincante que se mantuvo más por las aportaciones individuales que por la brillantez del juego colectivo. El alero sueco-estadounidense anotó 3 tiros desde alén de la línea de 6,75 metros en el primer cuarto. Si bien aún es pronto para augurar si va a ser un fichaje de postín, todo apunta a que el Obra, lo mismo que con Magee, ha encontrado un digno sucesor a artilleros como Corbacho, Matt Thomas o bien el veterano Vasileiadis, que el día de ayer volvió a exhibir destellos de su vitola de consumado triplista.

Comenzó en la máxima categoría la perla argentina Bomaro y con Hanga ejercitando de "playmaker" por las faltas de Delaney y con los retornos a la ACB de Mirotic y Abrines, el Barcelona fue dando réplica a los buenos minutos de la escuadra de Moncho Fernández, que llegó a contar con de 5 puntos de renta (15-10). Todo se igualó en el final del cuarto inicial (18-18).Falto de mecanismos para articular un juego más fluido, y algo errante en las transiciones, el conjunto blaugrana amontonó muchas pérdidas y equilibró esas faltas dominando con claridad el rebote. El talento de un Mirotic resuelto (18 puntos al reposo, 39 de valoración al final), con Davies y Higgins como primordiales escuderos le sirvió al Barça para irse al intermedio con ventaja (43-46) tras un segundo cuarto con mucha puntuación y más relax en la aplicación protectora, sobre todo por la parte de la escuadra barcelonesa, exageradamente laxa en el momento de entregar tiros de 3 liberados.Un 2+1 de Hanga y una entrada a canasta de Tomic dispararon la renta a 9 puntos (45-54). El Barça dominaba la zona y Moncho Fernández procuró una tregua que Tomic, exultante en el tercer cuarto, no le concedió. Por primera y única vez el Barça estiró el beneficio sobre los10 puntos (45-56, min. 24).

Logró el Obra cerrar el rebote protector y 3 triples en poco más de un minuto -Muñoz, Calloway y Vasileiadis- abrieron un partido nuevo (71-71) con algo más de 7 minutos por delante. Los hombres de Pesic descartaron el lanzamiento exterior y cargaron el juego en el poste bajo. La calidad individual de Delaney, Tomic y Mirotic reventó el tramo fin del partido. Jamás se atemorizó el equipo compostelano. Ni en el momento en que un vuelo sin motor de Davies dejó todo visto para sentencia a 82 segundos para el final del encuentro.

 


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo