El vencedor se despidió de la Copa, superado por la fe del Valencia Baloncesto, que supo frenar la exhibición de Mirotic (25 puntos) para acceder a semifinales. El montenegrino, sostén único de los blaugranas en ataque, fracasó en su intento de llevar su primer título a Barcelona. Decepción que se une a la de la Supercopa y que envuelve en dudas el millonario proyecto de la canasta blaugrana. A Pesic le pusieron este verano un talón en blanco. Vía libre para diseñar un equipo ganador con el que romper el dominio del Madrid en España y con el que pudiese hacer en frente de los grandes de Europa.

De este modo, fueron llegando las estrellas al vestuario del Palau. Davies, Delaney, Abrines, Higgins... y Nikola Mirotic. La guinda del pastel. El hombre llamado a liderar el proyecto en la cancha. En su muñeca ha ido medrando el Barça, líder en la ACB y ubicado en la zona noble de la Euroliga, que llegaba a la Copa como el equipo más en forma de todos. El preferido, si puede hablarse de eso en este campeonato tan tendente a las sorpresas.

Para evitarla, el equipo de Pesic salió conectado. La puntería de Claver –3 de 3 en triples en el primer cuarto– impulsó a los blaugranas, que se aprovecharon de las dudas iniciales del Valencia Basketball (18-12, min 7). Le costó aterrizar al equipo de Ponsarnau que no es el equipo débil de otras temporadas. Al revés. Tiene carácter este conjunto naranja, que supo reaccionar con la entrada de Colom. El base de la selección dirigió un parcial asolador de 20-0 con el que el Valencia se puso 14 arriba (18-32, min. 14). Le entraba todo a los naranjas, que aprovecharon el atasco monumental del Barcelona para tomar aire. Hasta 7 minutos tardaron los catalanes en regresar a anotar, mas cuando lo hicieron apenas tardaron en compensar el marcador.

Tiene tanta pólvora Pesic en el banquillo, que es cuestión de probar y aguardar la inspiración de alguno de sus jugadores. Davies dio comienzo a la reacción, consumada por Mirotic y Claver ya antes aun del reposo, al que se llegó con ventaja mínima de los naranjas tras un triple último de Doornekamp, el octavo del Valencia.

Aceptó el mando Mirotic tras el paso por los vestuarios, presto a probar su condición de líder. Esa que tanto se echó de menos en su etapa en el Real Madrid. El montenegrino, irrefrenable en el tercer cuarto, sumó diez puntos prácticamente sucesivos a los que respondió el Valencia con una exhibición coral. Su mejor arma. La única posible para hacer frente al poderío de su contrincante. A cada triple de pívot blaugrana respondía un jugador naranja. Todos comprometidos. Todos persuadidos de la victoria (52-52, min. 25).

La idea del Valencia se extendió, mas la inspiración del Barça desapareció con Mirotic en el banquillo. Sin él, el conjunto catalán volvió al pozo y se pasó más de 6 minutos sin anotar (52-64, min. 30). Tocaba bogar nuevamente, mas sin apenas tiempo. Se confió Pesic a Mirotic, mas no fue suficiente para frenar el corazón del Valencia Basketball. Tobey secó la reacción dirigida por el montenegrino y ahí se comenzó a acabar el vencedor (63-74, min. 37), que sacó a resplandecer su coraje para procurar una remontada imposible. No llegó el milagro. Eliminados los blaugranas a la primera de cambio. Otro fiasco para el que muchos veían como equipo insuperable.


Publicidad

 
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo