A la tercera fue la vencida para el Andorra, que se clasificó para disputar las primeras semifinales de Copa de su historia al asombrar al Tenerife y hacer inútil la exhibición de Marcelinho Huertas (20 puntos, 12 asistencias y 28 de valoración) como incontrovertible líder y excelente directivo de juego de un equipo que acusó el cansancio de la últimamente conquistada Intercontinental. En un apasionante y también inacabable final en el que el propio base brasileiro tuvo en sus manos, con 85-86, el balón que falta de 3 segundos pudo haber decidido la victoria si no hubiera pisado la línea de fondo.
Se impuso el Andorra, que dirigido por Dejan Todorovic y reforzado por una enorme defensa y buen juego, fue por delante la mayoría del partido, si bien Huertas estuvo a puntito de tirar por tierra su trabajo.

Marcelinho Huertas, a 3 meses de cumplir los 37 años y ya máximo asistente histórico de la Copa (117 pases de anotación) tras superar a Pablo Prigioni, fue quien sostuvo vivísimo al Tenerife hasta los últimos segundos de un igualadísimo duelo que fue ganando durante los minutos, hasta llenarlo los dos equipos con un espléndido cuarto que se decantó, con polémica incluida, del lado del que estuvo más fresco de pies y de cabeza.

El Andorra, que llegó a tener 10 puntos de ventaja en el tercer parcial (44-54), fue remontado por Huertas y la defensa en zona canaria (78-77 a 3:20 del final), mas desde entonces tuvo físico y fuerza mental suficientes para triunfar en una vibrante resolución.

Publicidad

 
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo