El Madrid ha alzado el telón de la Euroliga como lo bajó el curso pasado, con una victoria frente al Fenerbaçe, en un duelo con rango de final que siempre y en toda circunstancia viste mucho.

 

Era el primer mojón en el camino, entiéndanlo por jalón, y la competición va a dejar atrás hasta llenar el camino uno a la semana, en ocasiones 2. Apenas el primer quilómetro de una maratón, el primero de los 41 partidos que rondará el vencedor en el mes de mayo. Cuando queda todo por recorrer es bueno saber que las piernas le duelen más al otro. Por el hecho de que el día de hoy el Madrid es más equipo. No sabemos qué va a pasar mañana, cuando el Fener recupere a Vesely y a Lauvergne.

La tripleta formada por Campazzo (14 puntos y 8 asistencias), Taylor (19) y Randolph (15 y 5 rebotes, 3 pases y 3 latrocinios) fue más determinante, mas asimismo tuvieron más respaldo del conjunto que De Colo (22), Derrick Williams (19) y Kalinic (13). El base argentino apunta el camino todos y cada uno de los días, si bien esta vez asomaron Taylor y Randolph, y lo de este último es nueva tras un verano doliente de un tobillo y múltiples actuaciones titubeantes. A cambio de su irrupción plena, Garuba y Reyes no salieron a la pista.

La primera parte comenzó con el Fenerbahçe sacudido y acabó con el Madrid pidiendo la hora. En 10 minutos se pasó del 19-4 al 36-35 con el que se habían enjugado 14 tantos de la brecha inicial. La pésima escenificación turca vino empujada por la defensa de los Laso, que hurtaron múltiples balones para contraatacar (9 pérdidas del Fener al reposo). La figura en el escenario era Taylor, que en 7 minutos metió 12 puntos sin fallo.

Obradovic firmaba uno de esos tiempos desencajado para rearmar a su tropa y Stimac fue el primer en reaccionar, después le prosiguió y de qué forma De Colo (16 puntos en sus 15 primeros minutos en cancha). Los árbitros asimismo echaron un capote. Vieron la cornada inicial y se relajaron, de manera inconsciente apoyaron al débil, mas la desconexión blanca solo es atribuible a su juego y a su concentración, lejos de ser inmejorable entonces. Conque vuelta a iniciar (43-44 en la bienvenida del tercer acto), mismo quinteto blanco, ahora con Campazzo, Rudy y Randolph percutiendo, y afín parcial con similar defensa: 56-45.

La contestación turca fue otra remontada, esta vez con Kalinic dando el volantazo en ataque y defensa para meter a los suyos otra vez en el camino. El Real, que vencía todavía por diez en el último cuarto, veía como su contrincante le empataba a 73 a falta de 3:25. Derrick Willams, uno de los fichajes estrella del verano, respondía maravillosamente a la confianza infinita de Zeljko, que le puso los 40 minutos completos (19 puntos, 10 rebotes y 2 asistencias).

Un partido nuevo en miniatura se abría en el Palacio, lo debió ganar el Madrid por tercera vez con Campazzo a los mandos. Apareció nuevamente Taylor y volvió la fuerza del conjunto, venció el Madrid con 2 grandes acciones protectoras, un hurto de Randolph a De Colo cuando arrancaba para jugarse un uno contra uno con ventaja y el muro que formó el americano con Rudy para impedir un triple agobiado de Williams. Empujó el bloque, ganó el equipo y Randolph y Taylor asoman.


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo