Si Argentina sorprendió en la jornada de el día de ayer suprimiendo a la poderosa Serbia (97-87), Francia dio este miércoles la campanada, de casualidad con exactamente la misma diferencia de puntos, y despide del Mundial a USA (79-89), que llegaba invicta a este duelo.

 

La selección gala firmó un gran partido con Evan Fournier liberado en ataque y un impresionante Rudy Gobert, MVP del partido tras firmar unos números de escándalo: 21 puntos, 16 rebotes, 3 tapones y un ¡+26 con él en pista! Donovan Mitchell fue el único que estuvo a la altura de las circunstancias, mas su aporte ofensivo fue deficiente para lograr el pase a semifinales, donde los galos se van a ver las caras con la albiceleste de Campazzo y Scola.

El choque empezó bastante parejo. Mitchell y Fournier se transformaron en protagonistas al comienzo con un tira y afloja incesante en la anotación. Por su lado, Gobert cumplió con perfección con el primer objetivo y anuló a Myles Turner con 2 faltas en 5 minutos, transformándose en el dueño bajo los aros a lo largo del resto del primer ataque (18-18). Esa igualdad se sostuvo a lo largo de las rotaciones, mas nuevamente salieron los protagonistas y un parcial de 0-9 (29-36) daba una ventaja a Francia que supo sostener hasta el reposo (39-45). La selección de Norteamérica no acababa de carburar en defensa y solo tiraba del carro Mitchell, que llevaba anotados 15 de sus 29 puntos finales.

A la vuelta de los vestuarios se vio la mejor versión del USA Team. Brown y Smart arrimaron el hombro en ataque y con Mitchell liberado fueron capaces de darle la vuelta al marcador (66-63). Mas esa activa duró 2 minutos más. A falta de 8 para el final, U.S.A. firmaba la máxima en su favor (72-65). Y tras subir a la cima del precipicio empezó su caída libre. Francia se multiplicó en defensa con un sacrificado Frank Ntilikina, que logró secar a Kemba Walker. 11 puntos y +22 con el galo en pista. A ello se aúna el tremendo potencial de un Gobert que se movía en rutas pinturas como pez en el agua y aprovechaba las precipitaciones de los norteamericanos. En suma, parcial de 7-24 en los últimos 8 minutos de partidos con Nando de Colo poniendo la puntilla desde los tiros libres a un equipo que sumaba 58 victorias sucesivas entre Olimpiadas y Mundiales, y que no perdía en un Mundial desde aquel 2006 en el que España se proclamó campeona, exactamente, en China.


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo