Una exhibición total de Robert Lewandowski, que anotó un triplete de aúpa, devolvió al Bayern al buen camino en la Bundesliga con un concluyentes 0-3 al Schalke 04. El partido lo cocinó Conan y se lo devoró el delantero polaco, pesadilla de los de Wagner en la tarde de el día de ayer. Son ya 5 tantos en 2 jornadas para el atacante bávaro.


Sin Philippe Coutinho en la partida inicial, el Bayern salió en modo sobrio y pragmático tras el pinchazo de la primera jornada. Sin resaltar el primer tiempo por el tuteo ofensivo, los de Niko Kovac consiguieron ponerse por delante en un claro penalti provocado 

por Coman que Robert Lewandowski convirtió con frialdad. El polaco ya había disfrutado anteriormente de una notable ocasión para marcar mas Nübel abrazó bien el cabezazo del delantero.

Un arreón final eléctrico y también impreciso por las dos partes animó el choque en Gelsenkirchen. Con Kimmich emulando al Lahm de Guardiola y llevando la manilla en el centro del campo, los bávaros pasaron ciertos apuros para sostener el beneficio con los balones a la espalda de Süle y Lucas Hernández. El Schalke pisaba el área de Neuer, y Tolisso, a la contra, acarició el segundo a asistencia de Coman.

El cuadro de Wagner, lejos de acrecentar el ritmo y enfilar el camino del posible empate, patentizó unas faltas que el Bayern aprovechó sin despeinarse. Todo, con un Lewandowski en estado de gracia. El delantero polaco se anotó un hat trick, marcando de todos y cada uno de los colores. Tras el penalti del primer acto, transformó una falta en la frontal en un golazo de libre directo.

Y minutos después, al poco de comenzar Coutinho con su equipo nuevo, se fabricó una ocasión con un control delicioso que terminó definiendo al palo corto. Encuentro sentenciado y esta vez sí, el Bayern hizo lo que habitúa en la Bundesliga.