Marco Reus, que no metía un tanto desde diciembre, resurgió en grande con la venia de Haaland, asistidor excelente, para confirmar que el Manchester City se metió en un lío. La eliminatoria, que se anunciaba como un desfile para el equipo inglés, fue de todo menos desequilibrada. El 1-1 de Reus reflejó en el marcador los inconvenientes que sorprendieron al City durante la noche. De Bruyne y Foden, protagonistas en los 2 tantos, consiguieron sacar el partido adelante. Mas la eliminatoria se abre completamente.

El Real Madrid encaraba frente al Liverpool la primera de las 3 finales que tiene en 10 días y en las que se juega la época. Los blancos ganaron esa primera final por 3-1. Un resultado que le sirve para acercarse a las semifinales de la Champions. Lo va a deber apoyar la próxima semana, el día 14, en Anfield, mas ya antes de esa cita tiene este sábado el Tradicional, una final liguera. Por el momento, el Real Madrid dio primero y lo hizo sobre todo merced a una enorme primera parte. Zidane, sin Varane, con coronavirus, ni Ramos se olvidó de jugar con defensa de 3 y recobró su tradicional 4-3-3 con Vinicius arriba.

Se cumplieron todos y cada uno de los pronósticos y el Bayern Múnich selló el acceso a los cuartos de la Champions League en una actuación burocrática. El actual vencedor de Europa dominó en todo instante a una Lazio que no fue contrincante y de la que se despidió con dianas de Lewandowski y Choupo-Moting. Parolo marcó de cabeza el tanto del honor italiano (2-1).
El propio Simone Inzaghi había reconocido que era prácticamente imposible remontar el 1-4 de la ida, si bien avivó el orgullo de los suyos y les animó a “disfrutar hasta el fina" de una competición que no pisaban desde hacía 13 años.

Va a ser la Liga o bien no va a ser nada. El Atlético de Madrid se despidió de la presente edición de la Champions League tras caer nuevamente frente al Chelsea. Ziyech puso cuesta arriba la eliminatoria y Emerson, con el tiempo ya cumplido, entonó el requiem al conjunto de España. Los colchoneros se van prematuramente y con un aura de negatividad sobre el proyecto ‘cholista’.

El Manchester City no fue un 'cañoncito' en el Puskás Aréna. Fue un cañón que bombardeó sin tregua al Borussia Mönchengladbach en la ida y en la vuelta disputadas en el templo del artillero magiar. La pandemia y las limitaciones llevaron el cruce de octavos a Budapest... y de ahí no pasaron los hombres de Marco Rose. La armada de Guardiola fue demasiado para el Gladbach. Sumidos en una crisis -7 derrotas sucesivas- total tras anunciarse la marcha de su adiestrador al Borussia Dortmund, los potros fueron domados pase a pase, tanto a tanto. No dieron ni una coz.

El Madrid vuelve a los cuartos, a la elite, y lo hace con ciertas buenas noticias. Halla en el 3-5-2 una forma posible de aprovechar sus mejores recursos, y sus veteranos verifican sorprendidos que no están solos. Aparecen Vinicius y Valverde. Lo que siempre y en todo momento hubo de ser. La velocidad de esos 2 jugadores es como un complemento de carne y fibra en los huesos del esqueleto. El partido empezó marcado por el genio táctico de Gasperini, que puso, por delante de los 2 mediocentros, otros 2 mediocampistas ofensivos.

PUBLICIDAD

Adblock Detectado

Apoya este sitio desactivando el Adblock para seguir navegando. ¡Gracias!

¡Ya Desactive el Adblock!