El Zenit venció por 2-0 al Olympique de Lyon en un partido marcado por la poca contundencia de los de Rudi García en las 2 áreas. Los tantos de Dzyuba y Odzoev dejan contra las cuerdas a los franceses en la Champions, puesto que no dependen de sí para disputar los octavos.

Rudi García sorprendió con una alineación bastante conservadora. El técnico del Lyon abogó por un doble pivote formado por Tousart y Denayer, que siendo central jamás había actuado por delante de la defensa. En ataque debió improvisar con Traoré y Cornet en las bandas frente a las lesiones de Aouar, Memphis y Terrier, este último fuera de la convocatoria repentinamente a por un proceso febril.

El Lyon salió en San Petesburgo con un plan protector. La presencia de Denayer en el centro del campo tuvo como objetivo el de eludir la superioridad de Dzyuba y Azmoun frente a los centrales. Toda vez que el Zenit procuraba en largo a sus delanteros, el ex- jugador del City asistía para procurar que ninguno pudiese virarse y habilitar las llegadas en banda de los laterales. Lo logró a lo largo del tramo inicial, mas conforme fueron pasando los minutos, Denayer fue perdiendo la situación y eso produjo múltiples llegadas de los rusos.

Como contra el Niza el pasado sábado, Jeff-Reine Adélaïde dirigió cada ataque del Lyon. El ex- del Angers, que es el fichaje más costoso de la historia del club, puso en muchos aprietos al doble pivote contrincante y no solamente eso, sino en todos y cada conducción que acometía el equipo ganaba muchos metros en ataque. De sus botas nacieron las mejores llegadas de los de Rudi García, incluyendo una falta que remató Denayer de tacón, si bien le faltó potencia para batir a Kerzhakov.

Los buenos minutos de Adélaïde fueron un espejismo para el Lyon. El Zenit se asentó en campo contrincante, consecuencia del protector planteamiento de Rudi García, y informó en el minuto 35 tras un disparo de Azmoun al poste. Minutos después, Dzyuba se adelantó a un Marcelo muy pasivo en un córner y batió a Lopes. Protestaron apasionadamente los jugadores del Lyon por una posible falta del ruso, mas el tanto era absolutamente legal. El tanto llegó en el peor instante posible, ya antes del reposo, y en los peores minutos de los franceses.

En los 2 primeros minutos de la segunda parte, el Lyon efectuó exactamente los mismos disparos que en la primera: 2. El primero, un remate de Tousart en la frontal tras una segunda jugada que se fue rozando el poste, y, el segundo, en un disparo de Dubois con la zurda que no amedrentó a Kerzhakov.

Con 1-0 a favor, el Zenit decidió replegar en campo propio y buscar a Dzyuba y Azmoun en largo para salir veloz al contragolpe. El guion fue exactamente el mismo a lo largo de toda la segunda mitad. Un Lyon inútil de hallar a Adélaïde entre líneas y obligado a salir siempre y en todo momento con sus laterales. Sorprendió el cambio de Koné por Marçal, siendo el ex- del Lille un jugador con unas restricciones enormes en ataque. Hasta el minuto 70, el Lyon había intentado 28 centros y solamente 4 hallaron remate (Menos de un 15 por ciento de acierto).

Rudi procuró la heroica dando entrada a Rayan Cherkii en el minuto 73, un canterano del 2003 sin apenas experiencia en la Champions League. Peor no hubo reacción. El Zenit aprovechó que su contrincante estaba volcado en ataque para hacer más daño y marcar el 2-0 en una transición veloz de los de Semak. Denayer, probando que no es mediocentro, fue a la banda izquierda a hacer una cobertura superflua y Odzoev aprovechó el vacío dejado por el belga para batir a Lopes, si bien con un desvío de Marcelo en la trayectoria del balón. El 2-0 fue el reflejo perfecto de un partido catastrófico del Lyon, que ya no depende de sí para pasar a la próxima ronda de la Champions League.


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo