Puede ser esta la Copa del Rey del Athletic, que lleva persiguiéndola sin éxito desde el año 84, en pleno auge del futbol vasco. En ocasiones, el destino nos deja señales, como las 2 rondas superadas en esta edición por penaltis ante Elche y Tenerife o bien la victoria sobre la bocina ante el F.C. Barcelona. El día de hoy, en San Mamés, los 'leones' confirmaron su condición de serios aspirantes al título con un triunfo por la mínima frente al Granada merced a un solitario tanto de Munian, que al fin vuelve a sentirse futbolista tras su suplicio con las lesiones. La última palabra, no obstante, no está dicha. El Nuevo Los Cármenes dictará sentencia en 3 semanas.
La Catedral se acicaló para percibir al Granada en la Copa de las sorpresas de Rubiales. No había espacio para un alfiler en las gradas. Al lleno hasta la bandera lo acompañó un recibimiento apoteósico de la afición al autobús de su equipo con bengalas incluidas. Bilbao, alumbrada de colorado, era de nuevo la capital del planeta del futbol.

Sobre el tapete, tanto Athletic como Granada pusieron todo cuanto tenían. La cita, desde entonces, lo merecía. Garitano pudo conformar su once de gala —el que obro el milagro en cuartos frente al Barcelona— con Yuri y Raúl García recuperados de sus inconvenientes musculares y Diego Martínez no renunció a su 4-4-2 tradicional por el esquema con 5 defensas que se llegó a barajar en la anterior que emplearía.

El centrocampista navarro del Athletic, desde la situación de falso 'nueve', fue un dolor de muelas en toda regla para la defensa del Granada en el arranque. Lo peinó todo por arriba y produjo espacios para sus compañeros. El primer aviso serio del partido, sin embargo, corrió al cargo del Granada en un centro desde la derecha del incisivo Víctor Díaz que remató Soldado de primeras con un giro de tobillo bello a la derecha de la portería de Unai Simón. Iba a ser, al final, todo el bagaje ofensivo de los nazaríes en la primera parte, por el hecho de que desde ahí el duelo se transformó en un taquigol rojiblanco.

La réplica la dio Williams en una cabalgada marca de la casa por el lado derecho que acabó con un disparo cruzado que llevaba veneno mas tras rozar en Rui Silva se fue a córner. Apretó el acelerador el Athletic, primero con un zambombazo desde su casa de Vesga que forzó a volar al meta portugués y después en otra incursión de Williams en el área que no terminó en tanto de milagro tras un pase cara atrás de la Pantera. Rugía La Cadetral como jamás.

Era el coste a abonar por la bravura con la que el Granada había afrontado el encuentro. A Dios gracias para el equipo andaluz, la presión a la que se vio sometido por los 'leones' fue bajando conforme el choque se dirigió al reposo. Hasta el momento en que Williams ganó la espalda a la zaga del Granada por el costado izquierdo y destapó la caja de los truenos con un pase de la muerte para Muniain que llevó el éxtasis al graderío de San Mamés.

Con ventaja en el marcador, el Athletic cambió de plan tras el reposo. Asimismo Diego Martínez, que reemplazó a Vallejo por Puertas y recobró la defensa de 5 que tan buen resultado le dio ante Valencia y Atlético en partidos anteriores. Mas se jugó a lo que desearon los 'leones' y ya no hubo partido. Se pudo ir el equipo de Garitano para Los Cármenes con una renta mayor, aun, si el agremiado no hubiese cancelado tras preguntar con el VAR un tanto de Capa por el pequeño gesto de Williams de intervenir en la jugada cuando estaba en situación de fuera de juego. Sueñan en La Catedral con su Copa y a los pies de La Alhambra con una remontada histórica. La alegría va por distritos.

Publicidad

 
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo