Se aguardaban rotaciones frente a las I. Feroe y Robert Moreno, seleccionador presencial temporal hasta el retorno de Luis Enrique, las hizo todas y cada una en las islas nórdicas, en un estadio humilde con césped artificial en el que la selección de España dominó sin antídoto, siempre y en todo momento con un una cómoda renta que calmó el ímpetu feroes.