Se aguardaban rotaciones frente a las I. Feroe y Robert Moreno, seleccionador presencial temporal hasta el retorno de Luis Enrique, las hizo todas y cada una en las islas nórdicas, en un estadio humilde con césped artificial en el que la selección de España dominó sin antídoto, siempre y en todo momento con un una cómoda renta que calmó el ímpetu feroes.

El tanto de Sergio Ramos con el que comenzó el partido, de cabeza tras un saque de esquina, vislumbraba una previsible comodidad en la noche feroesa, frente a un contrincante obviamente inferior y el marcador abierto. Mas la peleona selección de I. Feroe no dejó de presionar con fe y compromiso, redujo las llegadas de riesgo de España a centros sin riesgo y sostuvo la compostura algo más de 15 minutos, ahí comenzaron a deshacerse sus costuras y la selección comenzó a conjuntar con fluidez. Jesús Navas, con dedicatoria al malogrado Reyes, aprovechó la eficiencia del centro del campo para salir de la presión contrincante y aparecer solo por la derecha, sin nada feroés cerca, para hacer el segundo tanto de tiro cruzado.

El partido se acabó de romper y España dominó sin piedad, mas, en otro balón parado, su mayor amenaza, el combinado de I. Feroe halló el premio a su valiente presión con un tanto, merced a un remate en el primer palo remachado por Olsen prácticamente sobre la línea.

Duró poco la alegría en el Tórsvøllur de Tórshavn, los 3 minutos que tardó Isco lanzar un balón al palo que acabó en la portería tras el despeje errado del desorientado portero local.

Entre las novedades, Navas fue el mejor del primer tiempo, con una superioridad concluyente en su banda y unas fecundas apariciones en ataque; y Cazorla fue el más productivo en un centro del campo sin muchos óbices para ahondar.

Con una intencionalidad y un tanto más en su cuenta, Ramos se retiró al reposo para jugar nuevamente el primer día de la semana en el Bernabéu ante Suecia, el partido duro de la ventana, en el que va a haber un equipo más identificable que frente a la selección de Feroe.

Entre la desidia de la segunda parte, con la selección norteña más replegada que en la primera parte frente a una España seria, que procuró sus opciones a través del balón, Asensio halló un pase filtrado, prácticamente quilómetro, que superó todas y cada una de las líneas contrincantes y dejó solo frente al portero a un Gayà que resolvió la maestría de un delantero frente a la salida del portero contrincante. España prosiguió buscando otro tanto, sin sufrimiento, que no llegó, mas entre aquéllos que se destapó el principiante Fabián con acciones de mérito.

Tras las victorias ante Noruega y Malta, el triunfo de España en I. Feroe sostiene a la selección como líder a solas de su conjunto de clasificación para la Euro 2020, con 5 puntos de margen sobre una supresión tan lejana como poco interesante es esta fase.