El punto sumado por la Real en el campo del AZ Alkmaar puede ser el penúltimo impulso a los dieciseisavos. La virtud de eludir perder conducida a la dependencia propia es la mejor conclusión objetiva que expedición introduce en la maleta a su regreso de los Países Bajos. Si el conjunto de Imanol Alguacil supera al Rijeka el jueves que viene en Anoeta y el Nápoles gana al AZ en Alkmaar, la clasificación easonense a los dieciseisavos de la Europa League va a ser un hecho. Un éxito incontrovertible, ahora que se está palpando el riesgo de un conjunto que no hace presos.
A la conclusión de la cuarta jornada, el Nápoles lidera el conjunto F con 9 puntos, 2 más que la Real y el AZ. La próxima jornada es definitiva para conocer exactamente en qué condiciones aterriza la Real en el sur de Italia el 10 de diciembre. Un triunfo en Anoeta sobre el Rijeka, que no ha sumado en 4 partidos y está eliminado, dispararía las aspiraciones de pasar de ronda.

Si la Real gana al Rijeka y el AZ al Nápoles asimismo, un empate final en el campo italiano sería suficiente para clasificarse. Sumar 4 puntos en estas 2 últimas jornadas es garantía de meterse en la fase de eliminatorias si la Real repite los resultados del AZ. Un empate a puntos entre guipuzcoanos y holandeses es conveniente merced al tanto de Portu en Anoeta y al cero a cero del jueves. El goal average es para la Real.

El mejor consejo para la Real es ganar al Rijeka. Quedarse en el empate en frente de los balcánicos podría poner en un compromiso la supervivencia en Europa. En este contexto, si el AZ venciese al Nápoles, los realistas viajarían a las faldas del Vesubio con la obligación de ganar en un duelo que sería directo, incondicional, por la clasificación. Si el próximo partido entre el Alkmaar y el Nápoles acaba en tablas o bien con triunfo partenopeo, la Real va a tener la misión de imitar el resultado de los holandeses contra el Rijeka en la jornada final.

Una derrota frente al Rijeka en ningún caso suprimiría a la Real ya antes de la última jornada. Merced al valor del punto conseguido en el AFAS Stadion, hay una operación, más recóndita, claro, que serviría a la Real hasta perdiendo la próxima semana y empatando en Nápoles. Estas opciones pasarían por un empate entre AZ y de los Gattuso en la jornada que viene y en una siguiente derrota holandesa frente al Rijeka, que por su parte debería cantar victoria en los últimos partidos cuando aún no ha puntuado. Solo la precisión de la ciencia justifica esta combinación, muy rebuscada. Si la Real tropieza con todas y cada una de las de la ley frente al Rijeka y el Nápoles conquista Alkmaar, los de Imanol asimismo precisaría cosechar exactamente el mismo resultado que el AZ en la jornada terminante.

La aritmética advierte de la posibilidad de que la Real, el AZ y el Nápoles igualen a 11 puntos finalizada la fase de conjuntos. La UEFA establece 4 criterios para delimitar clasificados y eliminados. Todos uniendo en una misma clasificación a los 3 implicados. Va a salir favorecido el que más puntos tenga; el mejor en la diferencia entre tantos marcados y encajados; el que más haya anotado; o bien el equipo más goleador fuera de casa. Por este orden. Por eso a la Real le resulta interesante no solo ganar al Rijeka, sino más bien además de esto marcar cuantos más tantos resulte posible para salir airosa en un triple empate. Para esto, el reto es salir del atasco europeo de cara a gol: la Real solo ha marcado 2 en 4 partidos. Uno de Bautista y otro de Portu.

Adblock Detectado

Apoya este sitio desactivando el Adblock para seguir navegando. ¡Gracias!

¡Ya Desactive el Adblock!