Europa se le da bien al Granada CF. Son ya 5 citas continentales en las que todavía no conoce la derrota. A pesar de no cuajar su mejor encuentro de la presente temporada, los rojiblancos sumaron un nuevo punto en el invicto Los Cármenes frente al PAOK de Salónica que lo sostiene, tras 2 jornadas, con plenas opciones de meterse en los dieciseisavos de la Europa League. Faltó chispa en ataque para haber ganado un encuentro durísimo frente a un contrincante que supo contrarrestar los valores de los nazaríes a base de orden y defensa. Se empató a cero mas jamás se perdió la cara al duelo a pesar de la cantidad de lesiones, sobre todo atrás, con las que cuenta el equipo.

Los inconvenientes en el lateral derecho frente a las lesiones de Víctor Díaz, Foulquier y Quini provocaron que Diego Martínez, que jugó sus bazas escondiendo la restauración de Gonalons, tuviese que emplear en la zaga a Antonio Puertas en el flanco diestro al que le costó amoldarse a su nueva situación. Enfrente, el cuadro rojiblanco se halló con un contrincante que se plantó con una línea de 5 zagueros, con 4 centrocampistas y un solo punta arriba. Un sistema que se le atragantó a los locales.

A pesar de ello, cuando los helenos se desplegaban en ataque, producían riesgo y en verdad los de Abel Ferreira disfrutaron de las mejores ocasiones en un primer acto en el que ninguno de los 2 contricantes aceptó el mínimo peligro atrás. El poco juego entre líneas ahogó la fase ofensiva del Granada CF, que tan solo se aproximó a las proximidades de Zivkovic en un par de ocasiones. Un bagaje muy pobre en ataque.

El control del esférico fue nazarí mas se careció de profundidad. Tampoco es el que el PAOK apostará mucho por acercarse a la portería protegida por Rui Silva. En verdad, en el primer cuarto de hora no hubo ni un disparo por la parte de los dos equipos. Debió ser a través de una jugada de estrategia como el cuadro de Salónica produjo algo de riesgo. Schwab puso el cuero al segundo palo a fin de que Varela rematara de cabeza a la izquierda del arquero portugués.

Frente al escaso riesgo de su equipo, desde el banquillo local se trató de buscar soluciones mudando de bandas a los extremos mas no dio excesivo fruto. Es más, el conjunto griego se pudo adelantar en el marcador ya antes de la media hora tras un buen centro del el exrojiblanco Ingason que remató Schwab al palo derecho de Rui Silva. El susto pareció despertar a los rojiblancos, que en apenas 3 minutos amedrentaron algo a su contrincante.

Primero con una falta lateral botada por Kenedy a las manos de Zivkovic que levantó las iras de Diego Martínez al demandarle al brasileiro un golpeo más tenso y, más tarde, con un disparo de Machís con la izquierda que forzó al portero serbio del PAOK a mandar a saque de esquina al lado del palo. Fue la más clara de un equipo que en los primeros 45 minutos no relució en ataque, lo que acusó Luis Suárez que comenzó como titular en Europa y que estuvo muy desamparado y bien controlado por la tripleta de centrales helenos.

Ya antes del reposo, Ingason se vino arriba en la que fue su casa y tras hurtar el cuero procuró asombrar a Silva mas su potente disparo no halló puerta. Fue un primer acto en el que los rojiblancos estuvieron muy incómodos frente al buen planteamiento táctico del PAOK.

Pareció despertar el Granada CF tras el paso por vestuarios. O bien cuando menos esa fue la pretensión mas no era el día. A los 5 minutos de la reanudación, Zivkovic evitó el 1-0 al despejar un remate de Gonalons de cabeza al primer palo a saque de esquina botado por Luis Milla, mas el meta serbio del PAOK despejó el riesgo. Fue la ocasión más clara del partido.

Un tímido disparo en el 55’ de Kenedy y 2 disparos muy forzados de Luis Suárez, que estuvo demasiado acelerado en prácticamente todas sus acciones, fue lo más importante frente a un PAOK que no se desplegó tanto en ataque en bloque como sí hizo en la primera mitad.

En el momento de partido, Diego Martínez movió ficha y con la entrada de Jorge Molina y la salida de Yangel Herrera pasó a jugar con 2 puntas. Mas tampoco fue la solución. En verdad, con la marcha de Suárez se volvió a actuar con una sola referencia que tampoco disfrutó de ocasiones.

En la recta final del choque se animó algo el duelo. Swiderski y Andrija Zivkovic procuraron asombrar a Rui Silva sin fortuna, exactamente la misma que tuvo Alberto Soro a un minuto del final mas su disparo acabó en las manos del meta visitante. Tras demandar los griegos un penalti de Germán sobre Schwab en tiempo de descuento, el tanto del triunfo granadinista pudo llegar en el 92’ tras una falta botada por Montoro desde prácticamente el centro del campo con todo el Granada CF volcado al que no llegó el central gaditano por poco.

Fue la última acción de un choque muy táctico que sostiene al conjunto de Diego Martínez como líder a solas del Conjunto Y también. Una derrota en tan solo once citas competitivas no es casualidad. Se prosigue dando la cara si bien haya días en los que el juego no sea tan refulgente como en precedentes ocasiones.


PUBLICIDAD

Adblock Detectado

Apoya este sitio desactivando el Adblock para seguir navegando. ¡Gracias!

¡Ya Desactive el Adblock!

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.