El Manchester City ha alterado la fisonomía del futbol inglés. Lo ha hecho con un juego tan precioso y activo como exageradamente contracultural en las Islas Británicas. No han faltado las polémicas. Tampoco los críticos, prestos a rememorar que bajo los éxitos del equipo que conduce Pep Guardiola se oculta una inversión histórica en fichajes.

El Liverpool hizo los deberes. No se le puede recriminar nada a un equipo que ha perdido la Premier League haciendo 97 puntos. Una genuina burrada. Incluso de esta manera, ha habido un equipo mejor y a los 'reds' solo les queda dar la mano. El cuadro de Klopp se ilusionó en los primeros momentos del partido con el tanto de Emané mas las noticias en el Falmer Stadium derrocharon cualquier esperanza. Le va a tocar aguardar al Liverpool para sellar un título liguero que merece.

Una década debió trascurrir a fin de que un equipo reconquistara la Premier. Tiempo preciso para dimensionar el éxito de un City que se coronó en Brighton. Se hizo aguardar el resultado de una temporada furiosa y emocionante, resuelta en la última data. No le tremió el pulso al equipo de Guardiola, soplo de aire limpio en Inglaterra.

El City acaricia la Premier. Los de Guardiola han sudado y mucho para llevarse el partido contra un ordenado Leicester y vuelven a situarse en lo alto de la tabla superando al Liverpool. Kompany marcó el único tanto del partido con un disparo desde fuera del área que se coló por la escuadra.

Newcastle le dejó buenas y malas noticias al Liverpool. Las buenas, que un tanto agónico del belga Origi en el 86' le sostiene en la carrera por la Premier a la espera de lo que el Manchester City haga este lunes contra el Leicester. La mala, que por el camino perdió a Mohamed Salah, lesionado tras un choque con Dubravka, portero de las urracas.

El Tottenham Hotspur terminó con 9 jugadores, tras las expulsiones de Heung-min Son y Juan Foyth, y cayó en el descuento frente al Bournemouth (1-0) complicándose su clasificación para la Liga de Campeones. Los hombres de Mauricio Pochettino, que amontonan 3 derrotas sucesivas y 4 en los últimos 5 partidos, pudieron liquidar el encuentro en la primera parte, cuando disfrutaron de múltiples ocasiones, todas y cada una repelidas por el joven arquero Mark Travers, que comenzaba en la Premier League.