El Manchester City ha alterado la fisonomía del futbol inglés. Lo ha hecho con un juego tan precioso y activo como exageradamente contracultural en las Islas Británicas. No han faltado las polémicas. Tampoco los críticos, prestos a rememorar que bajo los éxitos del equipo que conduce Pep Guardiola se oculta una inversión histórica en fichajes.

Minuto 79, el Watford va 2 tantos abajo y ni tan siquiera ha sido capaz de disparar entre los 3 palos hasta el instante. Los Wolves, seguros de su victoria tras los tantos de Doherty y Raúl Jiménez, comienzan a confiarse con un resultado que semeja terminante. Hasta el momento en que aparece Deulofeu, que había entrado en el 66, se inventa un toque tan imprevisible como fabuloso a la escuadra de Ruddy y cambia todos y cada uno de los planes.

El Manchester City sostiene las esperanzas de conseguir 4 títulos esta temporada al clasificarse para la final de la FA Cup, venciendo 1-0 al Brighton con un tanto del brasileiro Gabriel Jesus, este sábado en Wembley. Ya ganador de la Copa de la Liga, en una dura riña con el Liverpool por la Premier y en cuartos de la Liga de Vencedores, el equipo dirigido por Pep Guardiola se aseguró luchar en el partido terminante por la Copa.