La remontada ejecutada por el Manchester United en Old Trafford no tuvo premio al final y completó la visita del Aston Villa con un empate (2-2) deficiente para las aspiraciones del cuadro de Ole Gunnar Solskjaer en la Premier.

Tras el cierre de la decimocuarta data el United está anclado en el ecuador de la clasificación. Fuera de los puestos europeos. A 2 puntos del Tottenham, quinto en la clasificación.

Y eso que el United enderezó el rumbo de un partido enquistado frente a un contrincante que pretende escapar de la amenaza de descenso. 2 acciones a balón parado dieron aire temporalmente al cuadro de Solskjaer, al que un fallo protector condenó al final.

El equipo de Birmingham tomó ventaja a los diez minutos, con un enorme tanto de Jack Grealish, que recibió un pase del holandés Anwar El Ghazi. Se internó en el área y prácticamente sin ángulo ejecutó un disparo envenenado, con efecto, que sorprendió al de España David De Gea.

El balón parado fue la solución que halló el Manchester United. Empató al filo del reposo. En una falta lateral desde la derecha ejecutada por el portugués Andreas Pereira que aprovechó Marcus Rashford, de cabeza, para marcar.

Y en el momento de juego, fue otro balón parado, lanzado por el brasileiro Fred, que aprovechó Victor Lindelof para batir a Tom Heaton por segunda vez.


El Manchester United se puso por delante en el 64, mas 2 después, un distraiga protector le costó el triunfo. Matt Objetivo mandó un centro a Tyrone Mings, libre de marca y solo ante De Gea, al que superó sin excesiva complicación.

El revés deja al equipo de Solskjaer en la novena plaza, fuera de Europa mientras que calma al Aston Villa, que se despega de la parte baja. 3 puntos le alejan del Southampton, anteúltimo en la clasificación.

 


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo