El irreverente Atalanta prosigue retando la jerarquía de la Serie A. A pesar de su reciente derrota en la final de la Coppa Italia, el cuadro bergamasco empató 1-1 en el Allianz Stadium para auparse hasta la tercera plaza. Los de Gasperini aprovecharon el pinchazo del Inter en San Paolo para firmar una campaña sobresaliente. 

Hubo un tiempo en que Turín -y toda Italia- se tiñó de granate. Corrían los años 40 y el 'Grande Torino' dominaba el futbol trasalpino, como testimonian sus 5 'scudetti'. El futuro de aquel legendario equipo y el destino del 'Toro' se truncó de forma áspera, en el momento en que un accidente aéreo terminó con la vida de la plantilla. 70 años tras la Desgracia de Superga, los de Walter Mazzarri procuraron rendirle un imborrable homenaje que solo Cristiano pudo corregir. 

La época del Atalanta se está transformando en legendaria: el equipo de Bérgamo conquistó esta noche su cuarta final de la Copa italiana, batiendo 2-1 a la Fiorentina en el Atleti Azzurri d'Italia, y el próximo 15 de mayo se va a jugar el trofeo (que ganó una vez, en 1963) frente al Lazio, en el Olímpico de la ciudad de Roma.

El proyecto Gattusso se desmorona en Milan tras la supresión del conjunto 'rossoneri' en casa, en San Siro, en un partido de vuelta donde volvieron a desilusionar. No llegaban en su mejor instante, mas tenían la ocasión de meterse en la tercera final de Coppa en los últimos 4 años a pesar de que no la ganan desde 2003.

Victoria difícil para la Juventus que está poco a poco más cerca de su octavo título sucesivo de Serie A. El Milan fue un duro contrincante para el equipo de Allegri, que debió demandarse a fondo para poder lograr los 3 puntos. Opciones de riesgo por los dos lados que hicieron protagonistas a los arqueros.