Lo que fue una solución agobiada va camino de transformarse en una fórmula infalible. Cuando Paulo Fonseca adoptó el sistema de 3 centrales hace apenas un mes, la Roma hacía aguas por doquier. Desde ese momento, los ‘giallorossi’ ignoran la derrota. Su última víctima, una Fiorentina sin nada en juego y que fue de menos a más.


La Roma llegaba a la cita en velocidad crucero. 5 duelos sin perder, 4 de ellos saldados en victoria, encadenaban los ‘giallorossi’, dueños incontrovertibles del primer tiempo. La Fiorentina, que lleva jornadas con ganas de vacaciones tras asegurar la permanencia, apenas piso el área contrincante. Demasiado encerrada, inútil de conectar con sus delanteros ni al contraataque.

El balón y la iniciativa fueron para el cuadro capitalino, que se adelantó al borde del reposo en un penalti ejecutado por Veretout. Y prácticamente cayó el segundo, mas el árbitro anuló un tanto a Mancini por fuera de juego y Mkhitaryan se encontró con el palo.

La Fiore mejoró tras el reposo. Más audaz, consiguió empatar con un cabezazo de Milenkovic tras un saque de esquina. La igualdad en el marcador se reflejó sobre el verde, mas con el avance del crono la ‘Loba’ se apropió nuevamente del duelo hasta conseguir el tanto del triunfo en el tramo final. Llegó otra vez desde los once metros y con el ex- ‘viola’ Veretout como verdugo.


PUBLICIDAD

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.