El Barça se rompe en LaLiga. Perdió por vez primera contra el Atlético en el torneo desde 2010 tras un fallo increíble de Piqué y Ter Stegen cuando el primer tiempo terminaba y después, si bien no bajó los brazos y procuró el empate hasta el final, con más ocasiones aun que el Atlético en la segunda parte, no pudo romper la resistencia de los rojiblancos. Y se quedó además de esto, sin Piqué por una lesión que semeja gravísima y sin Sergi Roberto por un accidente muscular que completó el siniestro barcelonista frente a un Atlético fuerte, con oficio, que mima más el balón que ya antes y que, además de esto, no ha perdido las virtudes que le han hecho un equipo tan combativo.

El Barça se queda ya 9 puntos tras el Atlético y pierde más activos.

Un regalo de Piqué y Ter Stegen cuando el primer tiempo languidecía, con el balón en poder del Barça, ya en el tercer minuto del descuento, el último, impulsó al Atlético cara un partido cómodo y puso las cosas cuesta arriba para el conjunto de Koeman, que después recibió el duro golpe de la lesión de Piqué cuando procuraba rearmarse en la segunda parte.

Lo peor, indudablemente, fue eso: la lesión, supuestamente gravísima, de Piqué. Un golpe anímico. El central se rompió con media hora por delante, cuando el Barça procuraba el empate. En una acción protectora, fue a hacer un giro y Correa, que se iba al suelo tras una acción con Alba, le cayó con su peso sobre la rodilla de forma alarmante. El central intuyó de forma inmediata un alcance de la lesión traumático. Marchó llorando, roto, prácticamente como un Barça demasiado tierno para reaccionar a tanto golpe. Una jornada tras perder a Ansu, se queda sin Piqué.

El partido arrancó de poder a poder, con mucho ritmo. El Atlético salió fuerte en 2 fases: bien replegado en defensa, sin dejar espacios, y asimismo activo y preciso en el momento de desplazar el balón. Y dejó claro, además de esto, que no ha perdido su sabiduría en el momento de contraatacar. El Barça, por su lado, tuvo su mejor baza ofensiva por la derecha por medio de Dembélé, que superó frecuentemente a Yannick Carrasco, que lo marcaba dejando a Bello estar pendiente de los corredores interiores, lo que da idea del sacrificio con el que los jugadores rojiblancos se despliegan.

Dembélé informó prontísimo al dejar un enorme centro a Griezmann, que había salido como mediapunta tras Messi y que remató alto por poco. La contestación del Atlético fue prácticamente inmediata con un chut de Saúl que Ter Stegen repelió a córner tras la primera gran acción colectiva de los locales por el extremo de Carrasco. El próximo aviso de los atléticos llegó por el otro lado: chut de Llorente, que dejó en patentiza a Alba, al poste y fuera.

El Barça logró, tras este arranque vibrante del Atlético, tomar el pulso al partido y jugar cerca de la portería de Oblak. Messi chutó fuera tras una nueva acción de Dembélé, Sergi Roberto no se atrevió a rematar en una buena acción ofensiva y procuró un centro que no encontró remate y Alba halló al fin en un pase interior a Leo, que no obstante no logró acotar bien ante Oblak.

El inconveniente del Barça era que el Atlético prosigue sintiéndose cómodo cerrando su área a cal y canto. Y, cuando hubo un distraiga barcelonista, lo aprovechó. En plena posesión barcelonista y en el tercer minuto del añadido del primer tiempo, Piqué salió de su situación sin que se sepa todavía por qué razón, perdió el balón y Correa, atento, pasó al espacio a Carrasco, sin absolutamente nadie entre él y Ter Stegen por la zona del central. Salió Ter Stegen de forma imprudente muy (mas mucho) fuera del área, Carrasco lo regateó y chutó desde más de treinta metros a puerta vacía.

Con el segundo tiempo preparado en las condiciones preferidas del Atlético, el Barça procuró la reacción. Lenglet probó a Oblak en 2 cabezazos prácticamente consecutivos: el primero, a centro de Jordi Alba. A continuación, en la contra siguiente, evitó el remate de Joao Félix. Y, ahora, el segundo cabezazo, que sacó el meta atlético sobre la línea, a centro de Messi.

Mas la lesión de Piqué enfrió al Barça. Forzó a una reestructuración protectora (De Jong central diestro a la vera de Lenglet, Dest al lateral y Sergi Roberto a la medular con Pjanic) y dejó al Barça tocado, si bien no acabado. Supo combatir a pesar de las circunstancias. Se puso las pilas y un centro de Messi fue cabeceado por Griezmann a las manos de Oblak.

Sergi Roberto asimismo se lesionó muscularmente al chutar, en uno de los últimos intebntos del Barça por empatar. No pudo ser reemplazado pues se habían agotado las tandas de cambios. El Barça precisaba engancharse a LaLiga y retorna de Madrid roto.


PUBLICIDAD

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.