El Atlético se presentaba en Balaídos con un evidente inconveniente de tanto tras ser inútil de festejar en los 2 últimas jornadas, con lo que Simeone juntó de comienzo a Diego Costa y Luis Suárez por vez primera en pos de una solución para la sequía. Los delanteros no habían coincidido hasta este sábado y la apuesta resultó interesante. Asimismo provechosa. Los madrileños ampliaron su capacidad de intimidación y el tanto no tardó en aparecer en una jugada en la que participaron los nuevos asociados. Costa entregó el balón a Manu Sánchez y el pase del canterano acabó en internet tras el remate de Suárez. Una diana que, unida a la de Carrasco ya en la prolongación, acabó valiendo 3 puntos y dejó a Simeone sumar 200 victorias en la Liga.

Si lo había, el discute sobre si Diego Costa y Luis Suárez son compatibles en un once pareció quedar zanjado, mas los apasionados rojiblancos van a tardar en regresar a verlos juntos por el hecho de que el internacional de España se rompió tras el reposo. La nueva sociedad ofensiva de Simeone estuvo a puntito de reiterar en el comienzo del segundo tiempo, si bien el uruguayo no acertó a matar el pase de Costa, lesionado tras la galopada. Un incidente para el Cholo pues se vio forzado a deshacer una pareja de ataque prometedora.

Solo 5 minutos tardó el Atlético en localizar el camino del tanto que se le resistió frente al Huesca y el Villarreal, si bien la debilidad de la defensa gallega de 3 centrales facilitó la meta. El Celta confirmó que es otro equipo al que le cuesta marcar en el comienzo de esta temporada, en la que Aspas es el único de su plantilla que ha visto portería. El internacional fue de nuevo el mejor, mas, como sus compañeros, pecó de falta de puntería.


El 0-1 espabiló, y mucho, a los vigueses, que disculparon el empate ya antes del reposo. Un disparo al palo del canterano Carreira, principiante, y un milagro de Jan Oblak, en un codo con codo con Santi Mina, evitaron el drama rojiblanco, un conjunto al que volvió a costarle jugar con el marcador a favor. La sensación de impotencia madrileña para sentenciar los partidos se repitió una tarde más y la debilidad protectora local se fue trasladando al Atlético en un primer acto en el que el meta esloveno volvió a mantener a la tropa de Simeone.

La primera ocasión clara del Celta en el partido nació en un fallo de marcaje de Lucas Torreira. El centrocampista se estrenó en el once pese a viajar a Vigo habiendo completado solo 2 sesiones con el Atlético. Escoltado por Koke en el doble pivote, aportó energía, vitalidad y recuperaciones, mas asimismo mostró falta de adaptación a los automatismos rojiblancos. Un balón mal protegido por el uruguayo en el saque de una falta facilitó un cabezazo de Mina que murió en las manos de Oblak. El meta se transformó en gigante una tarde más.

Todo lo opuesto que Lemar, que desperdició una nueva ocasión para reivindicarse. Curioso el caso del galo, un vencedor del planeta al que no se le puede discutir una clase que en el Atlético, de manera extraña, sigue sin aparecer. En el comienzo de su tercera temporada, sus estadísticas prosiguen siendo pobres, muy pobres, pues suma más tarjetas amarillas que tantos y asistencias como rojiblanco. Un dato que lo afirma todo. Frente al Celta, cuando menos amedrentó mandando un balón al travesaño en un saque de esquina, si bien poco más se puede reseñar de su aportación en el partido.

Una pérdida en el centro del campo de Joao Félix, substituto de Diego Costa tras su lesión, dio origen a la primera ocasión del Celta en el segundo acto, mas Nolito fue exageradamente desprendido al buscar el pase cuando lo más simple hubiese sido rematar. Los cambios de Simeone equilibraron un duelo que manejaban los vigueses con más corazón que cabeza.

A pesar de pisar el área con riesgo y de hacer padecer a la zaga contrincante, los de Óscar no tuvieron puntería y el Atlético procuró sentenciar para eludir sorpresas. La tuvo Llorente 75 en un disparo raso salvado por Iván Villar y el suspense se sostuvo hasta el final de un partido en el que a los madrileños, de forma extraña, les tremieron las piernas en múltiples fases y concedieron mucho atrás.

Terminó sentenciando el Atlético ya en el tiempo de prolongación con un tanto de cabeza de Yannick Carrasco tras un disparo de Joao Félix al travesaño. El conjunto rojiblanco encadenó 20 partidos de Liga sin conocer la derrota en Liga. igualando su mejor ráfaga histórica, asimismo en poder de Simeone (2017).


Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.