Peligrosa tendencia del Levante UD. 7 jornadas sin ganar. Cuarto empate a un tanto sucesivo. Incapacidad para dejar su portería a cero. Inconvenientes en ataque. El dominio y el futbol combinativo exhibido a lo largo de una buena parte de los encuentros no está resultando efectivo. Este sábado el conjunto blaugrana encaraba un partido clave para dar un golpe de efecto y enterrar las crecientes dudas con las que llegó al parón liguero. Un contrincante directo como el Elche CF, recién ascendido, visitaba el renovado Ciutat de València. El primer acto y el tanto de Melero resultaron halagadores, mas tras el reposo todo se derrumbó.
Los de Paco López se olvidaron de agredir y comenzaron a padecer en defensa hasta encajar el tanto de la igualada. Apagón de ideas. Alarmas encendidas. En 5 días, los blaugrana tienen otra ocasión de oro para frenar la caída.

Paco López apostó por arrancar el partido con un sistema diferente, recurriendo al 4-3-3 empleado en la segunda una parte del duelo con el Alavés. En el tridente ofensivo, De Frutos, Morales y Dani Gómez. Era la primera titularidad del extremo segoviano con el Levante. Y coincidían de comienzo los 4 fichajes del verano, puesto que Malsa y Son asimismo estuvieron entre los escogidos. Algo nuevo. Hasta este sábado, solo habían compartido alineación una vez: a lo largo de los 8 minutos finales en el partido disputado hace un mes en San Mamés.

El Levante entró con convicción en el partido. El primer acercamiento llegó a los 5 minutos tras un pase filtrado de Campaña, mas el disparo de De Frutos se fue demasiado cruzado. Después, un Melero con libertad de movimientos probó a Edgar Badía con un cañonazo desde la frontal.

Melero estaba allanando el terreno. Y ya antes del cuarto de hora, abrió el marcador. Campaña sacó un córner y el centrocampista madrileño, llegando con potencia desde atrás, cabeceó el balón en el fondo de la red. Testarazo irrevocable. El Pensador, apodado de este modo por su forma de festejar los tantos, acepta galones en el equipo. Le falta continuidad en el juego.

El Levante se adelantaba al contrincante. Algo que solo había ocurrido en frente de Valencia, Osasuna y Celta. El equipo granota, muy incisivo, dominaba el derbi autonómico. Apretaba al Elche y ahondaba, sobre todo, por la banda izquierda, donde Clerc se transformaba en un estilete. El cuadro de Jorge Almirón, atado, apenas rondaba la portería de Aitor.

Una enorme pared entre Melero y Clerc ponía en apuros al arquero franjiverde. Malsa se ocupaba de cubrir las espaldas del madrileño y de Campaña en el centro del campo, si bien al hispalense le faltaba fluidez.

Vezo molestó a Pere Milla en el primer chispazo del Elche y, pasada la media hora de juego, el Levante empezó a recular sutilmente sus líneas. Ya no salía con tanta resolución como anteriormente. El cuadro franjiverde aumentaba su presencia en terreno granota y Guti forzó a lucirse a Aitor con una refulgente estirada.

A pesar de que el Levante proseguía bien ubicado en el campo, había perdido lozanía. El Elche se estiraba y, ya antes del reposo, volvió a educar los dientes con un errado remate de Morente en el segundo palo. Había descubierto un vacío a la espalda de Son.

El segundo acto arrancó con el Elche ganando terreno. Los franiverde pasaron a llevar la iniciativa. El Levante, más replegado, no padecía, si bien tampoco se sentía cómodo. Josan, uno de los futbolistas más desequilibrantes del equipo, forzaba a Clerc a emplearse a fondo.

El Levante, poco a poco más encerrado, comenzaba a jugar con fuego. El Elche se asociaba con velocidad y producía desajustes en la zaga granota. Hasta el momento en que halló el premio del tanto en el minuto 63. Asimismo a balón parado. Josema sacó una falta lateral y Tete Morente, libre de toda marca, prolongó la pierna para anticiparse a Aitor y poner el empate.

Otra jornada más sin dejar la portería a cero. La reacción de Paco López fue inmediata y metió a Rochina de menoscabo de Dani Gómez. El técnico de Silla pretendía recobrar el control del centro del campo. No obstante, Aitor salvó al Levante de la remontada en un córner al atajar un cabezazo picado de Verdú.

Paco López procuró hombres de refresco y también introdujo a Roger, Radoja, Sergio León y Duarte. El central costarricense reemplazó a un Vezo que no podía proseguir debido a unos inconvenientes musculares en su pierna izquierda. De entrada, solo se trata de rampas.

El partido, demasiado trabado, se había torcido para el Levante, que no conseguía llegar con claridad al arco contrincante. Toda la lucidez de la primera parte había desaparecido tras el reposo. Incluso de este modo, ya en el tramo final, a la agobiada, los granotas acariciaron el 2-1.

Rochina fabricó un excelente pase diagonal para Clerc, quien al enfrentar a Edgar recibió un contacto de Josan en el hombro y demandó penalti. Jugada polémica, si bien el árbitro comprendió que no había infracción. Y ya sobre la bocina, una muy potente volea de Sergio León se encontró con la excepcional reacción del meta catalán. Ya era demasiado tarde. Jamás el Levante había encadenado 4 empates en Primera. Un bucle del que toca salir.

PUBLICIDAD

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.