Se terminan los adjetivos para calificar la claramente deplorable temporada del Espanyol. Ante Osasuna, el once de Pablo Machín tocó techo en lo que a catástrofe se refiere. Los pericos, inútiles todavía de ganar en casa, siendo además de esto el peor local de toda la categoría, vieron como los de Jagoba Arrasate les remontaba el 1-0 de Marc Roca con un festival rojillo en la segunda mitad, y eso que se quedaron en inferioridad por expulsión de Roncaglia.

La lluvia de fallos de los blanquiazules les dejó en pañales, perdidos y también inútiles de contestar a Osasuna, un genuino equipo. Calleri, en su primer tanto con los blanquiazules, maquilló el resultado (2-4) mas solamente que eso. Pintan bastos en Cánido Perico y absolutamente nadie semeja saber de qué forma solventarlo.

De la misma manera que frente al Getafe, el Espanyol comenzó abrumado y sin olfatear balón, y solo un fuera de juego vital evitó que el 0-1 del Chimy Ávila subiese al marcador. Darder, en su partido 100 con la flexible blanquiazul, tomó las bridas de los suyos en lo que a presencia en ataque se refiere, y el cuadro de Machín comenzó a carburar desde el cuarto de hora. A la tarea del centrocampista tirotear se unió un Pedrosa muy incisivo, que se prodigó una y otra vez por su costado. Exactamente de sus botas nacería la jugada que dio origen al 1-0. En un balón colgado a fin de que Wu Lei lo rematara, el balón pegó en las manos del ex- perico Roncaglia. El VAR intervino, por el hecho de que absolutamente nadie más lo vio, y se terminó señalando un penalti que Marc Roca convirtió con sangre fría.

Era el primer tanto del Espanyol en los primeros 30 minutos de sus partidos en lo que va de torneo. La suerte, esta vez, sonrió a los catalanes, que con el tanto se sosegaron y desplegaron las alas en ataque. Osasuna, sin embargo, mostró empaque y sobriedad, y los navarros terminaron inclinando el campo a favor suyo hasta el reposo. El duelo era verdaderamente parejo, equilibrado y sin espacios. Hasta el momento en que en 2 contras todo pudo saltar por los aires. Un balón a la espalda de la zaga pamplonica lo recogió en carrera Wu Lei. El delantero chino, tras librarse del principiante Juan Pérez por lesión de Herrera en el calentamiento, se la puso temperada a un Pedrosa que, a quemarropa y prácticamente a portería vacía, disculpó el 2-0. Y en la próxima acción, Diego López intervino fabulosamente para eludir el empate en un zurriagazo de Roberto Torres que acabó por repeler la madera.

Mas claro, el Espanyol prosigue siendo una catástrofe en los arranques de partido y en la reanudación. Para muestra, 2 botones. Una jugada larga con fallos en cadena terminó con un centro de Estupiñán que Rubén García, entrando en tromba en el segundo palo, cabeceó con gallardía sobre los centrales blanquiazules. Por si no fuera suficiente con lo anterior, Bernardo obsequió el 1-2 a Chimy Ávila apenas 2 minutos después. Un fallo grosero del central colombiano que reactivó a Osasuna, patentizando la tremenda pájara de los pericos. El equipo de Machín recuperó la fe con la expulsión imbécil de Roncaglia, que vio su segunda amarilla, y el regreso de Calleri y Piatti.

El partido entró en efervescencia. La tensión en los blanquiazules era palpable a cada momento. Resoplos en el campo y en la grada, la lozanía de ideas destacaba por el hecho de que no estaba y los rojillos, en inferioridad, lo tenían considerablemente más claro que su contrincante. Aun llegaron con más riesgo sobre el área de Diego merced al omnipresente Chimy Ávila. Alén de balones colgados por la banda, el equipo de Machín no manufacturaba una sola ocasión con cara y ojos. Lo que sí amontonaba en cantidad eran los fallos de todos y cada uno de los colores. En uno de comprensión entre Darder y Bernardo, Moncayola terminó marcando a la contra su primer tanto en Primera División y sentenciando. Para mayor escarnio, el Chimy Ávila provocó un penalti infantil de Pipa, el 1-4, y Calleri maquilló el marcador con su primer tanto. 2-4 y una parroquia perica quebrada en lo anímico, silbando encorajinada y sin contestaciones a una inseguridad que está ensombreciendo las esperanzas de salvación de los espanyolistas esta temporada.


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo