Siempre y en toda circunstancia hay una primera vez para todo. Y el día de hoy le tocó el turno a Simeone, que desde el momento en que se hiciese cargo del banquillo del Atlético contaba sus encuentros frente al Valladolid por victorias (6 de 6) y vio cortada su ráfaga triunfante en Pucela esta vez. Y gracias, pues la historia pudo tener un final peor para los rojiblancos si Sandro no hubiese fallado un penalti en la recta final del primer periodo.


Ahora, el equipo colchonero se halla a 3 puntos de distancia del Real Madrid en la tabla y esta noche podría ser superado por el Barcelona en la tabla si los blaugrana ganan al Sevilla en el Camp Nou.

En Pucela, Simeone recobró a su once de gala. Dejó fuera a Felipe y Arias con relación al partido europeo del martes frente al Lokomotiv y recobró a Savic y Trippier para la causa. Si no sucede nada extraño, van a ser los once hombres que se partan la cara por el argentino de acá a final de temporada. El técnico ha escogido ya a sus preferidos y no se prevén muchos cambios en vistas al futuro si no fuera por causas mayores.

Alineó el Cholo en Zorilla, además de esto, a sus 3 mosqueteros en ataque por vez primera esta temporada en LaLiga. La novedad fue, no obstante, que esta vez Joao Félix ocupó la banda izquierda y dejó la derecha a Koke. Con los papeles cambiados los dos parecieron más cómodos sobre el campo. Y tiene su lógica, pues a la perla lusa le pirria dibujar diagonales buscando el disparo con su pierna buena y al canterano rojiblanco poner centros desde su perfil natural.

Otra de las variaciones tácticas que introdujo Simeone en Valladolid fue la situación de Saúl cuando el equipo atacaba. En fase ofensiva, el ilicitano se situó entre los 2 centrales y eso dejó tanto a Trippier como Lodi desplegar sus alas con la espalda protegida.

Pese a todo, las ocasiones se hicieron de suplicar en la primera parte. Tanto es de este modo, que apenas se pudieron ver disparos entre los 3 palos. Tampoco del Valladolid, mas los valisoletanos dispusieron de la opción más clara para avanzarse en el marcador en un 'penaltito' de Thomas señalado por Sánchez Martínez a instancias del VAR que desaprovechó Sandro disparando desde los once metros a las nubes. El dato del es escalofriante: el delantero criado en la cantera del Barça no marca desde el 23 de noviembre de 2017, cuando con el Everton le anotó un tanto al Atalanta en la Europa League.

Tras el reposo el partido subió de revoluciones y en 5 minutos se vio más futbol que en todo el primer acto del duelo. Saúl lo procuró con un disparo desde fuera del área que capturó en 2 tiempo Masip, primero; después Morata falló incomprensiblamente a quemarropa frente al exportero barcelonista; y finalmente Sandro remató demasiado cruzado en el área contrincante.

Simeone deseó cambiar el rumbo del encuentro dando entrada a Correa, Lemar y Herrera por Joao Félix, Koke y Morata. Los cambios eran justificados pues ninguno de los 3 había dado pie con bola. Esta vez, sin embargo, al técnico le salió el tiro por la culata. Y eso, que Lemar ejercitó de revulsivo desde 3 cuartos de campo, Correa estrelló un balón al palo a falta de diez minutos para el final y Herrera puso el candado al área colchonera. No siempre y en toda circunstancia va a rendir intereses el cholismo. Justo empate para el Pucela.


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo