El Córdoba venció al Nástic de Tarragona por 4-3 en un partido que resolvió ya antes de la primera media hora de juego con tantos de Lara, Andrés y Alfaro, si bien padeció hasta el final con 2 tantos últimos de Prats y Suárez. El conjunto andaluz excede de esta manera en la clasificación al catalán, que queda como último clasificado, si bien los dos están ya matemáticamente descendidos a la Segunda División B.

El encuentro arrancó con poquísima tensión por la parte de los dos equipos. Con la peor entrada de los últimos tiempos en El Arcángel y el público en actitud hostil con los locales por su pésima temporada, el equipo de Rafa Navarro halló pocos estímulos. Los blanquiverdes trataron de sostener el control por medio de la posesión frente a un Nástic a la expectativa. En el minuto 15, Imanol tuvo una muy clara ocasión al percibir en el balón en el área pequeña sin que la defensa cordobesista se percatara de su presencia. El disparo se le marchó pegado al poste cuando lo tenía todo a favor suyo.


El Córdoba se adelantó en el minuto 19 tras un lanzamiento de falta en la frontal del área por la parte de Javi Lara. El público no celebró el tanto y hubo bronca extendida en el estadio. Herido en su orgullo, el equipo local se lanzó al ataque de forma descomedida y, tras una muy, muy clara ocasión de Menéndez que desbarató Becerra, Andrés Martín firmó el 2-0 con un duro zapatazo desde el rincón del área.

Con el 2-0 en el marcador prosiguieron las quejas por la parte del público contra los jugadores y contra la administración de la directiva que encabeza Jesús León. Los pitos no amainaron cuando Alfaro hizo el 3-0 frente a un Nástic estropeado. Uche pudo acortar distancias en el minuto 40, mas su disparo centrado lo capturó Lavín. El Córdoba contestó con una genial ocasión de Andrés Martín, tras pase de De las Grutas, mas Becerra resolvió el codo con codo.

Tras el reposo, el Nástic salió con más brío y se aproximó a la meta cordobesista con una ocasión de Uche. Conforme pasaron los minutos, los equipos se relajaron y comenzaron a generarse ocasiones en las dos porterías fruto de los fallos más que por el buen juego. Alfaro hizo el cuarto para el Córdoba y Uche rompió una sequia de más de 500 minutos del Nástic sin marcar lejos de casa con el 4-1. Prats y Suárez marcaron al final sendos tantos que dejaron el marcador en un 4-3.