Lleno hasta la bandera recibió el Afonso Henriques de Guimaraes a Holanda y también Inglaterra. El estruendos de los británicos, 2 tercios de las gradas, acallaba el de los holandeses, cromáticamente más atractivos, mas pocos para hacer en frente de sus contrincantes deportivos.

Algo semejante pasó sobre el césped en el primer tiempo. El balón lo tuvo considerablemente más el equipo de Koeman que el de Southgate, mas le faltaron luces para localizar el camino del tanto. Y eso que De Jong, en modo comandante, se hartó de hurtar, de solicitarla, de jugar, de buscar la mejor solución a fin de que arriba Berwijn, Depay y Babel hiciesen daño a Pickford. Quien va a ser azulgrana dio una lección de de qué manera enviar en la situación de Sergio Busquets.

Los ingleses, en cambio, precisaron poco para intranquilizar a Cillessen. Cuando birlaban parecían un puñal afilado con Rashford utilizando su velocidad y habilidad entre De Ligt y Van Dijk. El deseado por media Europa fue clave en el primer tiempo, mas de forma negativa. Controló mal un balón en el área, Rashford, muy vivo, se hizo con él y el central del Ajax estuvo poco afortunado procurando recobrarlo. Penalti muy claro que confirmó la cara del holandés. Rashford no falló y batió a Cillessen provocando el estrépito de los ingleses. Se había llegado a la media hora.

Ya antes lo había probado desde lejos Berwijn para Holanda y Delph para Inglaterra. A poco para llegar al reposo De Ligt remató un córner de cabeza y el balón salió por poco por la línea de fondo. Deseó corregir su fallo, mas no pudo. A pesar de ello, el partido del central no había sido malo, salvo por un fallo grave que ensombreció su aportación.

Kane entró por Rashford tras el reposo. Holanda precisaba algo más, mas sostuvo a exactamente los mismos y los ingleses tuvieron la primera, un cabezazo de Sancho que detuvo Cillessen. La réplica fue de Depay, que hurtó y disparó, solo, ante Pickford. El inglés respondió diligente y evitó el tanto. Pasaban los minutos y el marcador no se movía. Apretaba Holanda, mas le faltaba precisión y claridad.

Hasta el momento en que apareció, nuevamente, De Ligt, probablemente el enorme protagonista de la semifinal. Para lo malo.. y para lo bueno. El central brincó imperial en un córner para rematar a tanto. Empate y todo por decidir a 15 minutos para el final. Van de Beek tuvo la final en su mano con un remate forzado que salió fuera. Lo pasó mal Inglaterra en la segunda mitad frente a una Holanda que metió 2 marchas más, mas, en cambio, marcó el 1-2 Lingard, si bien el VAR terminó anulando el tanto por fuera de juego. Una insensatez de emociones.

Y la Oranje no dejaba de apretar en busca del segundo. Elucubrar no van con esos colores. Por respeto a su historia. Promes, que le hurtó la cartera, el reloj y hasta los calzoncillos y se plantó solo el área. Cedió para Depay, mas erró con un disparo muy imperfecto. Ahí estaba la final. Sterling asimismo la tuvo en sus botas con un chut que se fue rozando el travesaño. A tumba abierta los 2 equipos hasta el momento en que el árbitro afirmó basta. A la prórroga.

Stones hundió a su selección perdiendo un balón ante Depay, que disparó forzando a estirarse a Pickford. El rechace, dividido, terminó en internet tras la intervención del propio portero, Walker y Promes, que festejó el tanto tal y como si fuera suyo, si bien fue del defensa en propia puerta. Entonces la tuvo Depay, nuevamente, de cabeza. Holanda, liberada, iba a por el tercero. Y lo halló en la segunda mitad de la prórroga, tras un fallo de Barkley que aprovechó Depay para ceder a Promes, que marcó a placer. La final ya era una realidad. Holanda se va a medir a Portugal el último día de la semana por la primera edición de la UEFA Nations League.