Por más que la selección lusa aporte nuevos valores como Joao Félix, que hizo su debut como titular, o bien un Bruno Fernandes que rindió a un buen nivel, Cristiano Ronaldo prosigue siendo el ídolo de la afición portuguesa y el que manda en el combinado nacional dirigido por Fernando Santurrones.

La estrella de la Juventus, que ha bajado mucho su desempeño con respecto a otras campañas, se cargó al equipo a la espalda y terminó con la igualdad de un encuentro que parecía destinado a la prórroga.

Suiza puso en muchas contrariedades a Portugal y no mereció caer por 3 tantos a uno, mas la pegada de CR7 decidió. El astro luso anotó 2 dianas en los minutos finales que decantaron la balanza, firmó un 'hat-trick' en tanto que fue quien abrió el marcador y llevó a su selección a la final de la primera edición de la Nations League.

Se apreciaba desde el primer minuto que había mucho en juego y la intensidad se transformó a veces. La primera fue para una Suiza que brincó al césped con más mordiente, y Rui Patricio evitó el primero al salir a los pies de un Shaqiri que se había encontrado un balón suelto dentro del área. Tras unos minutos de control helvético, un fallo en la salida de balón de Akanji no lo aprovechó Cristiano Ronaldo, que disparó fuera tras asistencia de Bernardo Silva.

Lo procuraban los dos combinados y había riesgo en las 2 áreas, hasta el momento en que en el 25’, Cristiano rompió la igualada. Una falta lejana que sorprendió a Sommer terminó en el fondo de la red suiza.

Siguió el dominio alterno a lo largo de toda la primera mitad, con los de Fernando Santurrones apretando poco a poco más. Todavía de este modo, Seferovic estuvo a puntito de empatar con un remate de primeras tras centro raso de Mbabu desde la derecha. El travesaño escupió el cuero sobre la portería.

Se veía obligada Suiza a poner una marcha más y de esta forma lo hizo. Tras demandar un penalti por caída de Zuber en el área, en la jugada siguiente fue Bernardo Silva el derruido. El agremiado apuntó la pena máxima en favor de los lusos, mas corrigió tras los avisos del VAR de que debía comprobar la jugada precedente. De este modo lo hizo y, tras asistir al monitor, apuntó el punto de penalti en favor del combinado helvético. Ricardo Rodríguez no falló.

Estaba el duelo más abierto que jamás y todo apuntaba cara la prórroga, mas apareció Cristiano. A falta de 2 minutos, una abertura a la banda derecha cara Bernardo Silva la aprovechó el del City para poner el cuero en el punto de penalti, y CR7 no falló. 

No había pasado ni un minuto cuando, en una contra y con Suiza en busca del empate, una jugada entre los mismo protagonistas terminaría con tanto y triplete del de la Juve. La pegada de la estrella portuguesa decidió y Portugal va a estar en la final del domingo. Inglaterra o bien los Países Bajos va a ser su contrincante.