Prosigue el Valencia tocado por una varita en 2019. Todo le sale bien a los blanquinegros desde Año Nuevo. En Europa, en LaLiga, en la Copa del Rey e inclusive en las pachangas de los adiestramientos. De buenas a primeras, te muerden en la yugular y te chupan toda la sangre. Además de esto, Marcelino ha recuperado a Guedes para la causa y eso son palabras mayores.

En el Villamarín, el portugués tumbó al Betis sobre la tela en 2 acciones apartadas coronadas con 2 zapatazos exorbitantes que hubiese firmado el mismísimo Cristiano Ronaldo. 

Tanto Quique Setién como Marcelino se vieron obligados a introducir cambios en sus onces con respecto a los últimos partidos que han disputado Betis y Valencia. El primero, a raíz de las muy importantes bajas de William Carvalho y Canales; el segundo, por la política de rotaciones instaurada en el club para combatir en todas y cada una de las competiciones esta temporada.

Tello, a los 5 minutos, protagonizó el primer informó del partido. El exazulgrana, resituado en el lateral derecho, se coló hasta la cocina valencianista y viendo que le cerraban el exterior 2 defensores procuró el palo largo con un golpe sutil con el interior del pie que se fue por milímetros.

Se rearmó el Valencia desde ahí, mas el peso del duelo lo siguió llevando el equipo verdiblanco, considerablemente más incisivo que su contrincante y tomando peligros cuando era menester.

La lesión de Cheryshev por inconvenientes de rodilla alteró los planes de Marcelino, mas no se puede decir que la entrada de Rodrigo fuera mala para los che, sino todo lo opuesto. Con el internacional de España sobre el césped medró exponencialmente el Valencia y Guedes comenzó a situarse bajo los focos. Hasta el momento en que el extremo luso sujetó un balón en el perfil izquierdo al borde del reposo y se fue metiendo cara adentro para fusilar a Pau López desde el balcón del área frente a la pasividad de la zaga heliopolitana. En el primer acercamiento sobre la portería contraria los che acertaban en el centro de la diana.

El festival del exPSG prosiguió tras el paso por vestuarios. El Betis se comió con patatas una jugada de pizarra valencianista al salir de un saque de esquina y plenamente solo desde la frontal Guedes volvió a superar a Pau López con un violentísimo disparo que dejó grogui al Betis a lo largo de unos minutos.

Pudo ser el epílogo del choque, mas un tanto de Lo Celso de penalti tras unas manos de Gabriel en el área volvió a meter a los verdiblancos en el encuentro. La expulsión de Rodrigo por doble amarilla acabó de hacer pensar al Betis en la remontada, mas fue bogar para terminar muriendo en la ribera pese al fenomenal arreón final. El "Quique vete ya" volvía a sonar en el Benito Villamarín. Malos tiempo para la lírica en Heliópolis.