Si algo duele en especial a un conduzco, y más a un vencedor como Alonso, es no poder correr una carrera. Vive para y por ello. Mas en la Indy, a pesar de ser una competición considerablemente más abierta y también igualada que la F1, hay que cumplir unos mínimos. Y su equipo no lo hizo. El desastre se generó. Fernando Alonso no va a tener ni la ocasión de correr las 500 Millas de Indianápolis de 2019 tras caer eliminado en la clasificación de la ‘última fila’ ante Sage Karam, James Hinchcliffe, y Kyle Kaiser.