Charles Leclerc se ha alzado con la victoria en el GP de Bélgica de la época 2019 de Fórmula 1. El monegasco ha transformado la Pole Position en su primer triunfo en la categoría reina tras contener el ataque de Lewis Hamilton, que ha sacado provecho de una parada prematura de Sebastian Vettel para robarle la segunda situación.


Carlos Sainz ha descuidado tras probar una pérdida de potencia en su McLaren. El madrileño ya sabía que le aguardaba una carrera difícil, mas todo se ha vuelto insuperable cuando en la vuelta de capacitación ha detectado un comportamiento anormal en su MCL34. Inconvenientes en salida y un pit-stop han sido el prólogo de su retirada.

La enorme sorpresa, positiva y negativa, ha sido Lando Norris. Positiva por el hecho de que ha aprovechado el caos de la salida para ponerse quinto y desde ahí ha llegado a liderar la zona media con más de 15 segundos de ventaja. Mas negativa pues ha caído en la última vuelta víctima de una avería. El británico ha terminado fuera de los puntos, pese a cuajar su mejor actuación personal desde el instante en que milita en la Fórmula 1.

El GP de Bélgica, una de las pruebas más singulares del calendario, se veía ensombrecido por un aura de duelo tras la desgracia acaecida el día precedente en la carrera larga de la Fórmula 2. Un accidente desgraciado resultó en la muerte del francés Anthoine Hubert, de tan solo 22 años, y la hospitalización del estadounidense Juan Manuel Correa, con fracturas en las dos piernas y una lesión leve en la columna vertebral.

La violencia del accidente del Raidillon hizo silenciar todo Spa-Francorchamps. Se temía lo peor desde que se generó, mas incluso de esta manera la confirmación oficial llevó consigo un sentimiento de incredulidad. Los servicios de urgencia evacuaron a los pilotos al centro médico, mas no pudieron hacer nada por salvar la vida de Hubert. Correa fue evacuado consciente al Centro Hospitalario Universitario de Lieja, donde fue operado de manera exitosa.

Los homenajes empezaron el sábado en las redes sociales y se sucedieron durante todo el último día de la semana. Con la primera luz del día, las ambulancias y grúas que habían intervenido en lo ocurrido dieron una vuelta de honor entre los aplausos y la solidaridad de apasionados y comisarios, que reconocieron su esmero. Entonces, en la parrilla de la Fórmula 3, pilotos de todas y cada una de las categorías guardaron un sentido minuto de silencio en presencia de la madre y el hermano de Anthoine.

La Fórmula 1 asimismo se sumó a los tributos. El turismo de seguridad blandió una bandera francesa de enormes dimensiones a lo largo de la Drivers’ Parade. Los monoplazas de los equipos incorporaron un adhesivo singular en su decoración con el mensaje ‘Racing for Anthoine’ –Corriendo por Anthoine– y el dorsal 19 en su recuerdo. Después, ya en la parrilla de salida, los pilotos formaron un semicírculo en torno a su casco para rendir un minuto de silencio ya antes del himno del país.

Mas el espectáculo debía proseguir. Charles Leclerc salía desde la Pole Position y Sebastian Vettel le acompañaba en la primera fila de la parrilla, lugar desde donde procuraban el primer triunfo del año para Ferrari. El monegasco había superado a su compañero, errante en la Q3, por 7 décimas; exactamente la misma distancia que le sacó a Lewis Hamilton y Valtteri Bottas, que partirían tercero y cuarto respectivamente.

La fortaleza de Ferrari se basaba en las rectas del primero y el tercer ámbito. En el segundo perdía frente a la carga aerodinámica de Mercedes. Sí existían dudas sobre la velocidad del SF90 en tandas largas. El viernes, el W10 fue 0,3 segundos mejor en su simulación de carrera. El hecho de contar con más carga aerodinámica dejaba elucubrar con que el turismo alemán administraría mejor los neumáticos que su contrincante italiano, que corría el peligro de gastarlo con el deslizamiento en las curvas.

El GP de Bélgica era la primera carrera tras las vacaciones veraniegas, que depararon muchos movimientos en el mercado de pilotos. Red Bull mandó a Pierre Gasly de vuelta al filial Toro Rosso, consecuencia de una primera mitad de calendario demasiado reservada por la parte del francés. En su sitio promocionó al principiante Alexander Albon, que tan solo contaba con 12 carreras de experiencia. Asimismo trascendieron las renovaciones de Valtteri Bottas y Sergio Pérez con Mercedes y Racing Point respectivamente, y el fichaje de Esteban Ocon por Renault de cara a 2020, donde reemplazaría a un Nico Hülkenberg obligado a buscar un volante en otra parte.

Spa-Francorchamps asimismo fue el circuito elegido por los 4 motoristas para introducir la última evolución de su motor. El equipo Mercedes recurrió a ella desde un inicio, si bien esta dio inconvenientes en los vehículos de Pérez en los Libres 2 y de Stroll en la clasificación. Ferrari la puso a predisposición de sus clientes del servicio –con avería de Giovinazzi en la clasificación–, mas sus vehículos oficiales no la montarían hasta Monza. Renault la estrenó en sus 2 equipos; Honda la introdujo en el Red Bull de Albon y el Toro Rosso de Kvyat.

Para quien no era un buen fin de semana era para Carlos Sainz, que pagaba el costo de estrenar el quinto motor de combustión. El sábado, McLaren se lo quitó para reservarlo para Italia. Completó el resto del fin de semana con uno entrado en quilómetros. Fuera del Top 10 desde los Libres 2, cayó en la Q1 por culpa de una bandera roja. Le aguardaba una carrera a la remontada desde la decimoquinta situación.

Dirección de Carrera sancionó a 8 pilotos. Carlos Sainz recibió 5 situaciones por recurrir al quinto motor de combustión, mas en la matinal del domingo reemplazó el MGU-K y la batería, lo que supuso otros diez puestos. Daniel Ricciardo y Nico Hülkenberg, 5 sanciones por motor. Alexander Albon, Daniil Kvyat, Lance Stroll y Antonio Giovinazzi, fondo de parrilla por motor. Kvyat, Giovinazzi y Kubica, 5 puestos extras por caja de cambios. Robert por último debió salir desde el Pit-Lane por mudar los reglajes de Williams a lo largo del parc fermé.

Los neumáticos libres para el fin de semana eran el C1, el C2 y el C3, identificados como el compuesto duro, el medio y el blando respectivamente. Todos y cada uno de los turismos que accedieron a la Q3 lo hicieron con la goma de color colorado, lo que aseguraba una igualdad estratégica entre los preferidos. Pirelli les aconsejaba un solo pit-stop entre la vuelta 18-22 para poner medios. Carlos Sainz asimismo apostó por el blando. En verdad, tan solo George Russell, Alexander Albon, Antonio Giovinazzi, Daniil Kvyat y Robert Kubica lo hicieron por el medio.

No llovía en Spa-Francorchamps, mas las nubes dominaban el cielo y hacía considerablemente más frío que los días anteriores: la temperatura entorno era de 17 grados –12 grados menos– y la pista estaba en 27 grados –13 grados menos–.

Salida. Charles Leclerc estuvo acertado y defendió la Pole Position sin que absolutamente nadie le hiciese sombra al llegar a Eau Rouge. Sebastian Vettel traccionó mal. Lewis Hamilton lo aprovechó para emparejarse y ganarle la segunda situación, mas el alemán le devolvió la maniobra a continuación con un adelantamiento por velocidad punta en Les Encorves. Ferrari recobraba de este modo las 2 primeras situaciones, con Lewis tercero y Valtteri cuarto.

Max Verstappen firmó una arrancada catastrófica El holandés perdió comba y Kimi Räikkönen cogió ventaja. Con 3 cuartas unas partes del vehículo por delante, el finés deseó ocupar el interior al llegar a La Source. Sus trazadas se cruzaron y los vehículos chocaron. Tocado, el Red Bull acabó contra el muro en Eau Rouge. Esa confusión favoreció a Lando Norris, que pasó de undécimo a quinto en una maniobra. El accidente provocó un vehículo de seguridad.

Carlos Sainz tuvo inconvenientes. Reportó ya en la vuelta de capacitación que su McLaren no se comportaba como debía. Su MCL34 se quedó parado en la salida, lo que le condenó a la última situación. Pasó por boxes para poner neumáticos nuevos, mas su motor se caló. Retornó a la pista como pudo, mas en la próxima vuelta aparcó en la escapatoria de la última curva para desamparar claramente con una pérdida de potencia. La culminación de un fin de semana cuestarriba para el madrileño.

La bandera verde ondeó en la vuelta 4. Leclerc controló la resalida. Vettel bloqueó en La Source, mas preservó la segunda situación. Bottas se pegó a Hamilton en la recta de Kemmel, mas el británico defendió el interior para preservar el tercer puesto al negociar Les Encorves.

Norris preservaba el liderato de la zona media. Tenía detrás a los Haas de Grosjean y Magnussen, que por su parte servían de tapón para contener a un Pérez que había probado en los adiestramientos que se sentía cómodo. El McLaren abrió velozmente un hueco de un segundo con sus perseguidores.

Leclerc se dedicó a marcar el ritmo para escaparse de sus contrincantes. El monegasco pintaba de púrpura el circuito con un ritmo 5 décimas mejor que el de Mercedes. Vettel no era tan dominante: estaba a 1,9 segundos de su compañero y tenía 1,6 sobre los W10. Lewis tomaba buena nota de ello y reportaba por radio que el alemán no era tan veloz como su compañero.

Norris y Grosjean se escapaban de la zona media a razón de 0,5 segundos por giro, mientras que Pérez persistía en sus intentos de adelantamiento sobre Magnussen. En la vuelta 8 tiró un ataque por el exterior de Les Encorves, mas el danés de Haas le soportó el pulso. Ya cedían prácticamente 4 segundos.

Leclerc protagonizó una pasada de frenada sin consecuencias en Les Encorves. Por detrás, Hamilton era un martillo y entraba en el DRS de Vettel en la vuelta 10. “Lo pasa mal”, afirmó por la radio. Mas la velocidad punta del Ferrari era tan alta que podía sostener la distancia con su perseguidor, que aún no tenía una ocasión de procurar el adelantamiento.

Charles perdió su ritmo incontenible, si bien todavía era capaz de escaparse 3 décimas de Vettel y Hamilton. En la vuelta 12 tenía 2,6 sobre Sebastian, 3,7 sobre Lewis y 5,9 sobre Valtteri. Por detrás, Norris respiraba sosegado con 2,9 guarismos sobre Grosjean. Tanto Pérez como Gasly habían adelantado a Magnussen, que perdía terreno. Con aire fresco, el Racing Point era 0,3 segundos más veloz que el McLaren.

El líder encadenó 2 vueltas veloces sucesivas para ampliar su renta a 3,3 segundos sobre Vettel y 4,6 sobre Hamilton en la vuelta 15. Su ritmo, no obstante, se estabilizaba. La humillación asimismo afectaba a los Ferrari, que no lograban contestar la superioridad que tuvieron el sábado a una vuelta.

Ferrari abrió la veda de los pit-stops en la vuelta 16 con Sebastian Vettel, que entró para resguardarse de Lewis Hamilton. El alemán puso neumáticos medios y retornó a pista sin dificultades. Se reincorporó a tan solo 2 segundos del McLaren de Norris, al que daba caza a marchas forzadas.

Vettel adelantó a Norris en el próximo giro para eludir perder tiempo. Con aire fresco era 2 segundos más veloz que el líder, lo que hacía posible elucubrar con el undercut. A todo esto, Grosjean había entrado en boxes adelantando que el McLaren podría perder tiempo en su riña con la Scuderia.

Leclerc soportaba con exactamente los mismos cauchos que en la salida, si bien con el peligro de perder situación con su compañero en boxes. Extendería su tanda para llegar al final con gomas más frescas para poder agredir. Su margen sobre Hamilton había crecido a 4,4 segundos.

En la vuelta 19, los apasionados que poblaban las tribunas y pelouses de Spa-Francorchamps se pusieron de pie para aplaudir en recuerdo de Anthoine Hubert. Ese era su dorsal.

Lando Norris paró en la vuelta 20 y se reincorporó con 4 segundos de margen sobre Ricciardo y Grosjean, los únicos que habían entrado. Eso le garantizaba el liderato virtual de la zona media.

El líder Charles Leclerc hizo su pit-stop en la vuelta 21 con más de 4 segundos de jergón sobre los Mercedes. El monegasco se reincorporó 4,9 segundos tras Sebastian Vettel, que aceptaba el liderato virtual con el peligro de perder ritmo conforme transcurriesen los minutos.

La contestación de Lewis Hamilton fue inmediata: el vencedor entró en el próximo giro y perdió un segundo más de la cuenta. Retornó a 7 de Leclerc, que por su parte estabilizaba la distancia con Vettel en 4. Bottas paró una vuelta después que su compañero; se reincorporó tras el mismo.

Vettel lideraba la carrera con 2,6 segundos sobre Leclerc al llegar a la vuelta 24 de 44. El monegasco pintaba el circuito de púrpura y se aproximaba a marchas forzadas. Por detrás, Hamilton completaba el pódium a 8,8 de la cabeza y Bottas se descolgaba a 15,4.

Todo se ponía asimismo de cara para los intereses de Norris, que abría hueco con el compuesto medio y disfrutaba de 13 segundos de renta sobre aquellos contrincantes que habían visitado el Pit-Lane. El inglés exhibía una competitividad nueva para McLaren hasta ese instante del fin de semana.

El neumático medio favorecía sobre todo a Hamilton, que era considerablemente más fuerte que en la primera tanda. El británico era 1,5 más veloz que Vettel y 0,5 más que Leclerc en todos y cada paso por meta, amenaza más que suficiente para recurrir bajo el mando de equipo.

Ferrari le solicitó a Vettel que dejase pasar a su compañero. Sebastian obedeció y levantó en la recta de meta al comenzar la vuelta 28. Leclerc recobró de esta forma el liderato de la prueba con la misión de abrir hueco y intentar separarse de la amenaza de los Mercedes, que estaban a tan solo 4,0.

Con aire fresco por delante, el monegasco rodaba a la par con Hamilton. Vettel cedía 9 décimas y ejercitaba de tapón para asistir a su coequipero, si bien por radio ya advertía que los Mercedes les “iban a pasar por encima”.

Hamilton cocinó el adelantamiento a fuego lento. En la vuelta 31, procuró un exterior en la parada del autobús, mas Sebastian resguardó el interior. En la 32, Lewis se pegó a 4 décimas tras La Source y aprovechó el DRS y el rebufo para robarle la segunda situación en la frenada de Les Encorves.

El trabajo de equipo de Vettel había servido para ampliar la diferencia entre Leclerc y Hamilton hasta los 6,6 segundos, si bien ahora el pentacampeón tenía la ocasión de lanzar su ataque.

Charles hizo clic. El líder hizo un cambio de ritmo para resguardarse de su perseguidor. Como al comienzo de la carrera, el SF90 hallaba de súbito 5 décimas sobre el W10. Paralelamente, Vettel hizo otro pit-stop. Retornó cuarto a 18 de Bottas, que pasaba a ser tercero.

Mas quedaba mucho por delante. En la vuelta 37 de 44, Hamilton recortó la distancia entre los dos hasta los 5,6 segundos. Al llegar a la 39, la diferencia se había reducido a 5,1. Todo dependía de que los neumáticos de Leclerc no se viniesen abajo como los de su compañero unos minutos ya antes.

En la 40, Lewis rasguñó 1,2 para dejar la brecha en 3,9. En la 41, quitó otro segundo para dejarla en 2,9. El líder se las veía con sus neumáticos y con los doblados. En la 42, 2,3 entre los 2 aspirantes a la victoria. En la 43, tan solo 1,4.

La última vuelta fue de infarto, mas Charles Leclerc contuvo a Lewis Hamilton para alzarse en Spa-Francorchamps con su primera victoria como conduzco de Fórmula 1 y la primera de Ferrari en la época 2019 de Fórmula 1. Lewis Hamilton entró a tan solo 0,9 segundos de diferencia.

Los últimos acompases asimismo fueron trágicos para Lando Norris, que cayó víctima de un inconveniente técnico en su McLaren MCL35. Su vehículo se paró cuando emprendía el último giro y no pudo cruzar la línea de meta. De ser quinto con prácticamente 20 segundos de ventaja a finalizar undécimo y fuera de la zona de puntos.

La carrera acabó con un accidente de Antonio Giovinazzi en Pouhon y un adelantamiento de Alexander Albon para ponerse quinto con el Red Bull, en una remontada que firmaba un genial debut del tailandés con la estructura de Milton Keynes.


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo