Charles Leclerc se ha alzado con la victoria en el GP de Italia de la época 2019 de Fórmula 1, donde ha desplegado una actuación recordable de madurez y pilotaje protector para contener los ataques de Lewis Hamilton y Valtteri Bottas. El monegasco ha triunfado frente a los tifosi para firmar un estreno soñado en su primera visita a Monza con la Scuderia.

Toda la alegría de Leclerc ha sido decepción para Sebastian Vettel, que se ha borrado de la riña en la prueba más esencial para Maranello. El alemán ha perdido el control de su Ferrari en Ascari cuando iba cuarto y ha recibido un Stop&Go tras retornar a la pista de forma peligrosa. Con daños en el alerón delantero y una sanción de Stop&Go, ha terminado decimotercero.

Carlos Sainz ha descuidado pues uno de sus neumáticos no ha quedado bien sujeto en la parada en boxes. El conduzco de España ocupaba la sexta situación y tenía una ocasión de oro de cerrar la vira europea con otro buen puñado de puntos.

Charles Leclerc salía desde la Pole Position en el GP de Italia tras superar a Lewis Hamilton por 39 milésimas y a Valtteri Bottas por 47 en la sesión de clasificación. Sebastian Vettel partía cuarto, perjudicado por una vuelta sin rebufo. Era la segunda Pole sucesiva del monegasco, que venía de ganar en Bélgica y tenía una ocasión de oro de reafirmarse frente a los tifosi con un triunfo en Monza.

Ferrari y Mercedes estaban todavía más igualadas que en Bélgica. La configuración de la parrilla daba al salir una relevancia capital para los intereses de la Scuderia. Leclerc precisaba idealmente que Vettel adelantase a los 2 Mercedes para no exponerse al precedente de 2018, cuando Kimi Räikkönen perdió la victoria pues las flechas de palta jugaron con él al llegar a las paradas en boxes en inferioridad de condiciones. No sería el caso, mas incluso de esta forma debería emplearse a fondo frente a la ausencia de su coequipero.

La clasificación estuvo marcada por un enorme disparate en el resultado de la Q3. 8 pilotos no hicieron el último intento por el hecho de que se quedaron sin tiempo. Los vehículos salieron de boxes con 2 minutos en el reloj. Rodaron lento y en conjunto en la vuelta de lanzamiento, por el hecho de que todos deseaban coger una aspiración y absolutamente nadie deseaba abrir pista. Solo Leclerc y Sainz cruzaron la línea de meta ya antes de la bandera a cuadros. El resto se quedó con la miel en los labios.

Esa situación favoreció una investigación de Dirección de Carrera, que llamó a declarar a Carlos Sainz, Nico Hülkenberg y Lance Stroll. Ellos eran los 3 pilotos que habían rodado paralelamente en la Curva Grande. Les acusaban de ir “innecesariamente lento”. Ellos aceptaron su culpa, mas apuntaron que otros hicieron lo mismo. Los comisarios cerraron el caso con una simple reprensión para todos , en ningún caso con una penalización.

Las autoridades de Monza asimismo convocaron a Sebastian Vettel, mas por un motivo diferente. Su primer y único tiempo de la Q3 estaba en duda por una cuestión de límites de pista. Había hecho la Parabolica con una gran parte del vehículo en la escapatoria de asfalto y no estaba claro si pisaba o bien no la línea blanca, el límite legal del trazado. El resolución de los comisarios fue singular: aceptaron que la realización televisiva sugería que estaba fuera, mas que un plano cenital hubiese revelado que el lateral del neumático estaba ciertamente en la vertical de la línea. Eso producía un “elemento de duda” que les bastó para darle “el beneficio de la duda” al conduzco de Ferrari, que evitó la penalización.

Los preliminares del Gran Premio empezaron el miércoles con un acontecimiento de Ferrari en la Piazza del Duomo de Milán para festejar el 90º aniversario de la Scuderia. Los tifosi asistieron a su llamada y presenciaron la firma del nuevo contrato de Monza, que se garantizó su presencia en el calendario hasta 2024. Aparte de Sebastian Vettel y Charles Leclerc, estuvieron presentes Alain Prost, Jean Alesi, Gerhard Berger, René Arnoux, Eddie Irvine, Luca Badoer, Ivan Capelli, Giancarlo Fisichella, Kimi Räikkönen, Felipe Massa y Antonio Giovinazzi. Asimismo ejecutivos del presente como Piero Ferrari, Louis Camilleri y Mattia Binotto, mas asimismo del pasado como Luca di Montezemolo, Cesare Fiorio, Jean Todt, Stefano Domenicali y Maurizio Arrivabene. Quien no estuvo fue Fernando Alonso. Ferrari afirmó que lo había invitado; el conduzco, que no había recibido nada.

Dirección de Carrera sí impuso múltiples penalizaciones por componentes mecánicos. El viernes, sancionó a Lando Norris, Pierre Gasly y Max Verstappen con salir desde el fondo de la parrilla por superar el límite de unidades de potencia. El sábado, Norris recibió otros 5 puestos por montar otra central electrónica. El último día de la semana, Sergio Pérez fue apartado en el fondo de la parrilla por superar el límite de motores y Kimi Räikkönen al Pit-Lane por romper el parc fermé al mudar la especificación del motor de combustión. El finés recibió otras 5 situaciones por reemplazar la caja de cambios.

Los neumáticos libres para el fin de semana eran el C2, el C3 y el C4, que se identificaban como el compuesto duro, el medio y el blando respectivamente. Todos y cada uno de los turismos que accedieron a la Q3, asimismo los preferidos llamados a batallar por la victoria, lo hicieron con el compuesto blando. Pirelli les sugería ir a una parada y poner el compuesto medio en la vuelta 22. Por detrás, todos con medios.


 Copiar Original10.70 % Unicidad85.86% Palabras: 920 Longitud: 5468  Marcar cambios Editar 


Spin

Charles Leclerc se ha alzado con la victoria en el GP de Italia de la época 2019 de Fórmula 1, donde ha desplegado una actuación recordable de madurez y pilotaje defensivo para contener los ataques de Lewis Hamilton y Valtteri Bottas. El monegasco ha triunfado frente a los tifosi para firmar un estreno soñado en su primera visita a Monza con la Scuderia.
Toda la alegría de Leclerc ha sido decepción para Sebastian Vettel, que se ha borrado de la riña en la prueba más esencial para Maranello. El alemán ha perdido el control de su Ferrari en Ascari cuando iba cuarto y ha recibido un Stop&Go tras regresar a la pista de forma peligrosa. Con daños en el alerón delantero y una sanción de Stop&Go, ha terminado decimotercero.

Carlos Sainz ha descuidado por el hecho de que uno de sus neumáticos no ha quedado bien sujeto en la parada en boxes. El piloto español ocupaba la sexta posición y tenía una ocasión de oro de cerrar la gira europea con otro buen puñado de puntos.

Charles Leclerc salía desde la Pole Position en el GP de Italia tras superar a Lewis Hamilton por 39 milésimas y a Valtteri Bottas por 47 en la sesión de clasificación. Sebastian Vettel partía cuarto, perjudicado por una vuelta sin rebufo. Era la segunda Pole consecutiva del monegasco, que venía de ganar en Bélgica y tenía una oportunidad de oro de reafirmarse frente a los tifosi con un triunfo en Monza.

Ferrari y Mercedes estaban todavía más igualadas que en Bélgica. La configuración de la parrilla otorgaba a la salida una relevancia capital para los intereses de la Scuderia. Leclerc necesitaba idealmente que Vettel adelantase a los dos Mercedes para no exponerse al precedente de 2018, cuando Kimi Räikkönen perdió la victoria porque las flechas de palta jugaron con él al llegar a las paradas en boxes en inferioridad de condiciones. No sería el caso, mas aun de esta manera tendría que emplearse a fondo frente a la ausencia de su coequipero.

La clasificación estuvo marcada por un gran disparate en el resultado de la Q3. Ocho pilotos no hicieron el último intento porque se quedaron sin tiempo. Los coches salieron de boxes con dos minutos en el reloj. Rodaron lento y en conjunto en la vuelta de lanzamiento, pues todos querían coger una aspiración y absolutamente nadie deseaba abrir pista. Sólo Leclerc y Sainz cruzaron la línea de meta ya antes de la bandera a cuadros. El resto se quedó con la miel en los labios.

Esa situación favoreció una investigación de Dirección de Carrera, que llamó a declarar a Carlos Sainz, Nico Hülkenberg y Lance Stroll. Ellos eran los 3 pilotos que habían rodado en paralelo en la Curva Grande. Les acusaban de ir “innecesariamente lento”. Ellos admitieron su culpa, pero apuntaron que otros hicieron lo mismo. Los comisarios cerraron el caso con una simple regañina para todos ellos, en ningún caso con una penalización.

Las autoridades de Monza asimismo convocaron a Sebastian Vettel, pero por un motivo distinto. Su primer y único tiempo de la Q3 estaba en duda por una cuestión de límites de pista. Había hecho la Parabolica con una gran parte del turismo en la escapatoria de asfalto y no estaba claro si pisaba o bien no la línea blanca, el límite legal del trazado. El resolución de los comisarios fue singular: admitieron que la realización televisiva sugería que estaba fuera, pero que un plano cenital hubiera revelado que el lateral del neumático estaba ciertamente en la vertical de la línea. Eso generaba un “elemento de duda” que les bastó para darle “el beneficio de la duda” al piloto de Ferrari, que evitó la penalización.

Los prolegómenos del Gran Premio empezaron el miércoles con un evento de Ferrari en la Piazza del Duomo de Milán para festejar el 90º aniversario de la Scuderia. Los tifosi acudieron a su llamada y presenciaron la firma del nuevo contrato de Monza, que se garantizó su presencia en el calendario hasta 2024. Aparte de Sebastian Vettel y Charles Leclerc, estuvieron presentes Alain Prost, Jean Alesi, Gerhard Berger, René Arnoux, Eddie Irvine, Luca Badoer, Ivan Capelli, Giancarlo Fisichella, Kimi Räikkönen, Felipe Massa y Antonio Giovinazzi. Asimismo ejecutivos del presente como Piero Ferrari, Louis Camilleri y Mattia Binotto, pero también del pasado como Luca di Montezemolo, Cesare Fiorio, Jean Todt, Stefano Domenicali y Maurizio Arrivabene. Quien no estuvo fue Fernando Alonso. Ferrari afirmó que lo había invitado; el conduzco, que no había recibido nada.

Dirección de Carrera sí impuso varias penalizaciones por componentes mecánicos. El viernes, sancionó a Lando Norris, Pierre Gasly y Max Verstappen con salir desde el fondo de la parrilla por superar el límite de unidades de potencia. El sábado, Norris recibió otros cinco puestos por montar otra centralita electrónica. El último día de la semana, Sergio Pérez fue relegado al fondo de la parrilla por superar el límite de motores y Kimi Räikkönen al Pit-Lane por romper el parc fermé al cambiar la especificación del motor de combustión. El finés recibió otras 5 situaciones por sustituir la caja de cambios.

Los neumáticos disponibles para el fin de semana eran el C2, el C3 y el C4, que se identificaban como el compuesto duro, el medio y el blando respectivamente. Todos los vehículos que accedieron a la Q3, asimismo los preferidos llamados a luchar por la victoria, lo hicieron con el compuesto blando. Pirelli les sugería ir a una parada y poner el compuesto medio en la vuelta 22. Por detrás, todos con medios.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo