Charles Leclerc se ha anotado la Pole Position en la sesión de clasificación del GP de Italia de la época 2019 de Fórmula 1. El monegasco ha superado a Lewis Hamilton por 39 milésimas y a Valtteri Bottas por 47. Perjudicado por una primera vuelta sin rebufos, Sebastian Vettel se ha quedado cuarto a 150.


El segundo intento de la Q3 ha sido esperpéntico y también inexistente salvo para Leclerc y Sainz, puesto que todos los otros ni tan siquiera han abierto vuelta. El motivo, una espera excesiva en boxes. Los turismos han salido cuando quedaban 1 minuto y 50 segundos, y después han rodado en pelotón por el hecho de que absolutamente nadie deseaba abrir pista. Los semáforos colorados se han encendido antes que nombres como Hamilton, Bottas o bien Vettel cruzasen la línea de meta.

Daniel Ricciardo y Nico Hülkenberg han copado la tercera fila de la parrilla para Renault, al tiempo que Carlos Sainz va a partir séptimo con su McLaren.

Mercedes y Ferrari llegaban muy igualadas a la sesión de clasificación del GP de Italia, que podía caer de cualquier lado tras lo visto en los adiestramientos. El SF90 había superado al W10 por 109 milésimas en los Libres 3, mas la flecha de plata había hecho su tiempo en la segunda vuelta del neumático, lo que dejaba entrever que tenía más potencial del que había enseñado.

Lo que sí era seguro es que el rebufo sería un factor determinante en el resultado final, dada la naturaleza del circuito de Monza. Max Verstappen lo había probado por la mañana, cuando aprovechó la aspiración de otro monoplaza para quedarse a tan solo 32 milésimas del líder pese a llevar un Red Bull. En condiciones lógicas, la capacitación de Milton Keynes proseguía como tercera fuerza a la espera de los circuitos más revirados.

Carlos Sainz tenía en su punto de atención la Q3, que parecía cara tras lo visto hasta ese momento. El madrileño contaba con la última especificación del motor Renault, mas aún acusaba un déficit con los propulsores Mercedes y Ferrari. El de España se quedó a 4 milésimas del corte virtual en los Libres 3.

La Q1 comenzó puntual a las 15:00 CEST. Lo hizo con una temperatura entorno de 22 grados y la pista en 36 grados .

El primer vehículo en salir de boxes fue el Williams de Robert Kubica, leal a la filosofía de su escudería de aprovechar los primeros minutos de la cronometrada. Carlos Sainz aguardó 3 minutos más.

Sebastian Vettel y Charles Leclerc se pusieron en marcha pasados 4 minutos. Los 2 Ferrari se decantaron en un comienzo por el neumático medio para superar el corte sin dificultades.

Leclerc hizo un 1'20"417 y Vettel se quedó en 1'20"800 tras poner 2 ruedas en la grava de la Roggia. En un comienzo, el alemán debía darle rebufo. El monegasco se quejó por radio de que se había escapado demasiado en la vuelta de preparación.

Lewis Hamilton y Valtteri Bottas recurrieron al compuesto blando, con el que sorprendentemente no superaron al Renault de Nico Hülkenberg, que lideraba la zona media con un 1'20"155. Valtteri hizo un 1'20"156 y Lewis un 1'20"272.

En la segunda vuelta del neumático, Leclerc se puso primero con un 1'20"126. Vettel asimismo mejoró, mas se quedó en 1'20"378. Bottas asimismo avanzó –1'20"156– para quedarse a tan solo 30 milésimas de la referencia. Cuando quedaban 4 minutos y 34 segundos, los comisarios ondearon la bandera roja. El motivo era el Racing Point de Sergio Pérez, que estaba parado en la Curva Grande con un inconveniente técnico.

Ese tiempo era el justo a fin de que todos y cada uno de los turismos se embarcaran en una última tentativa en busca del pase. Kevin Magnussen marcaba el corte con un 1'21"201. Carlos Sainz era undécimo; 1'20"800

Salieron a pista los 2 Ferrari –Leclerc medios, Vettel blandos– y todos y cada uno de los vehículos alén del séptimo clasificado, incluyendo un Max Verstappen que hasta aquel momento tan solo había dado una vuelta de instalación.

Verstappen reportó una pérdida de potencia en su vuelta de lanzamiento, lo que motivó que abortase y regresara a boxes. Sainz clavó un 1'20"413 para asegurarse la octava plaza, con la que consiguió el pase sin mayores dificultades. Los SF90 no atacaron el reloj cronómetro.

Los eliminados fueron Romain Grosjean, Sergio Pérez, George Russell, Robert Kubica y Max Verstappen. La caída del holandés dolía menos, pues el Red Bull partía del mismo modo desde el fondo de la parrilla por estrenar unidad de potencia.

La Q2 comenzó con una temperatura entorno de 23 grados y la pista en 38 grados .

El primero en salir del box fue el Toro Rosso de Daniil Kvyat. Carlos Sainz le proseguía de cerca con neumáticos blandos.

Los pilotos de Mercedes y Ferrari coincidieron con neumáticos blandos, lo que aseguraba que partirían con exactamente la misma estrategia de cara a los primeros acompases de la carrera.

Charles Leclerc se puso a la cabeza con un 1'19"553 y Lewis Hamilton se quedó segundo con un 1'19"706, 153 milésimas más lento. El Ferrari ganaba 0,3 segundos en el primer ámbito, mas perdía 0,1 en el segundo y otro 0,1 en el tercero.

Sebastian Vettel era tercero en 1'19"715 tras perder 162 milésimas con su compañero en el primero y el tercer parcial. Valtteri Bottas estaba más rezagado: quinto con un 1'20"018.

La sorpresa del instante era Daniel Ricciardo, cuyo 1'19"833 le dejaba estar por delante de Bottas y Albon con su Renault. El australiano lideraba la zona media con 6 décimas sobre su compañero y 7 sobre Carlos Sainz, que era octavo en 1'20"533.

Daniil Kvyat marcaba el corte –1'20"821– a 3 minutos del final, cuando todos y cada uno de los vehículos salieron en conjunto para el último lance. Los Ferrari lo aprovechaban para ensayar el rebufo, con Charles delante y Sebastian detrás.

Los tiempos cayeron de forma extendida. Sainz salvó el corte con un 1'20"202, que le valió el séptimo puesto. Lando Norris le asistió con el rebufo en la aproximación al Rettifilo. El inglés cayó decimocuarto, mas del mismo modo tenía una sanción por motor que le condenaba a comenzar desde atrás.

El único de los preferidos que mejoró fue Lewis Hamilton, que se puso a la cabeza con un 1'19"464. Los Ferrari abortaron en el segundo ámbito. Incluso de este modo, el rebufo fue efectivo: Vettel bajó 0,2 segundos su primer ámbito con relación al primer intento.

Los pilotos eliminados fueron Antonio Giovinazzi, Kevin Magnussen, Daniil Kvyat, Lando Norris y Pierre Gasly. El Toro Rosso del francés asimismo tenía una penalización; saldría último.

La Q3 comenzó con una temperatura entorno de 22 grados y la pista en 37 grados .

La batalla por la Pole Position tuvo como convidados a los 2 Mercedes, los 2 Ferrari, el Red Bull de Alexander Albon, los 2 Renault, el McLaren de Carlos Sainz, el Racing Point de Lance Stroll y el Alfa Romeo de Kimi Räikkönen.

El primer vehículo en salir fue el Mercedes de Lewis Hamilton, seguido de su compañero Valtteri Bottas y de los Ferrari de Charles Leclerc y Sebastian Vettel.

Entendidos de que los SF90 deseaban su rebufo, los W10 se pararon al final del Pit-Lane tal y como si quisiesen ensayar la salida. Los vehículos italianos cargaron con la responsabilidad de abrir pista.

Sin vehículo que le diese su aspiración, Vettel firmó un 1'19"457. Su compañero Leclerc se dejó caer para coger la inercia de Nico Hülkenberg, que le asistió a bajar hasta 1'19"307 para ponerse en la Pole Position temporal.

Lewis Hamilton y Valtteri Bottas se quedaron a 39 milésimas: 1'19"346 y 1'19"354 respectivamente. El Ferrari ganaba 0,233 segundos en el primer ámbito, perdía 0,209 en el segundo y recobraba 0,015 en el tercero.

Kimi Räikkönen perdió el control de su Alfa Romeo en la Parabolica y se fue contra las barreras. Eso provocó una bandera roja cuando quedaban 6 minutos y 35 segundos en el reloj.

El líder de la zona media era Daniel Ricciardo, quinto con su Renault y un 1'19"839. Carlos Sainz era séptimo en un modesto 1'20"909, que había firmado con gomas utilizadas. El de España reservaba las nuevas para el instante de la verdad.

Con la bandera verde comenzó el festival de disparates. Los diez turismos aguardaron en boxes a lo largo de prácticamente 5 minutos, pues absolutamente nadie deseaba cargar con la responsabilidad de abrir pista.

Nico Hülkenberg fue el primero que despertó. Lo hizo con 1 minuto y 50 segundos en el reloj. Detrás de él, un sunami de turismos. Mas el alemán se fue largo en el Rettifilo, lo que lo separó de esa función de liebre.

Sin el teutón, el canadiense Lance Stroll pasaba a dirigir el pelotón. Mas levantó el pie cuando se percató. Hülkenberg y Sainz lo pasaron y trazaron la Curva Grande a baja velocidad, sin que absolutamente nadie quisiera apretar.

Un poco antes de la Roggia, Vettel los superó para ponerse al frente. Y en las Lesmo le adelantó primero Sainz y después Leclerc, que deseaba prepararse para darles el rebufo.

Solo Charles y Carlos cruzaron la línea de meta a tiempo. El resto lo hicieron cuando el semáforo ya había alterado a colorado, lo que les dejó sin la posibilidad de prosperar.

El monegasco no mejoró, mas tampoco lo precisaba. Al fin y a la postre, para sus contrincantes la sesión ya había terminado. Carlos bajó a 1’20”455, mas preservó el séptimo puesto de la parrilla.


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo