La carrera de Moto2 en Malasia 2019 ha terminado con el titular que todos estábamos buscando: Álex Márquez es vencedor del planeta de Moto2. Una carrera dura, exigente, con un calor brutal sobre la pista y donde sus contrincantes no le han puesto las cosas simples. El otro nombre propio en la carrera de Moto2 ha sido Brad Binder: desde la salida, el sudafricano se ha puesto primero y ha empezado a tirar, probando una enorme firmeza.

En las primeras vueltas, Nagashima se ponía a la estela de Márquez, seguido de Xavi Vierge que lograba sostener la cuarta situación a pesar de una salida bastante prudente. La primera vuelta acababa con una sensación: Binder parecía tener un puntito más que el resto, al paso que Álex Márquez sabía que esa segunda situación calidad un torneo y la iba a proteger con uñas y dientes.

En las primeras vueltas, daba la impresión de que Luthi no estaba realmente fuerte, rodando a determinada distancia de los de cabeza y combatiendo con Vierge por la cuarta situación. Iker Lecuona, que en 2020 brincará a MotoGP, iba remontando situaciones para ponerse en la sexta situación. En ese instante, Jorge Martín se iba al suelo, acabando con una buena ráfaga que a buen seguro se va a repetir en 2020: ya se ha amoldado a la Moto2 y absolutamente nadie duda de su potencial.

En la curva 14, a falta de 15 vueltas, Binder iba a padecer un instante de desconcentración: se iba larguísimo y perdía muchos metros, que iban a aprovechar Márquez y Nagashima. El nipón iba a ceder veloz y el de Cervera tampoco iba a poder sostener la situación. Binder le fue recordando vuelta tras vuelta, hasta el hachazo final, que se generó a falta de 11 vueltas, en el que Binder fue muy al máximo y estuvieron cerca de tocarse.

Esa situación de peligro pudo desconcentrar a Álex Márquez, con un Nagashima que asimismo deseaba sacar partido, mas el de Cervera supo sostener la cabeza fría y continuar con el objetivo: terminar segundo tras Binder. Por detrás, Nagashima iba a tener un susto esencial y lo iba a aprovechar Luthi para ponerse tercero, algo que asimismo metía un extra de presión para el de España.

Esa configuración iba a mudar poco en el tramo final de la carrera. Luthi iba a por Márquez, al tiempo que el de Cervera debía proseguir a la estela de Binder, con todo. Un instante crítico en el que debía sostener un buen ritmo y sobretodo un buen estado de concentración, a pesar del calor y al cansancio brutal.

Las vueltas iban a pasar, la tensión se iba a sostener, mas el resultado iba a mudar poco. Álex Márquez iba a saber administrar realmente bien la distancia con Luthi y en ningún instante el conduzco suizo se ha puesto a tiro de adelantamiento de Álex. No obstante, estoy seguro que los fanes del conduzco de Cervera han pasado un mal rato en las últimas 5 vueltas, con la amenaza del conduzco del Dynavolt siempre y en toda circunstancia presente.

Por suerte, en la última vuelta se ha visto como Luthi no podía más. Álex Márquez ha podido tener una última vuelta parcialmente sosegada y ha cruzado la línea de meta con determinado calmo. En ese instante, ha explotado: una carrera sólida, con cabeza, muy dura a nivel físico y que ha terminado con el título de Moto2 en 2019.


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo