Bajo el liderazgo de un inmaculado Novak Djokovic, Serbia conquistó la primera ATP Cup al imponerse a España en el partido de dobles que definía la final. Poco tras compensar la serie con su victoria en frente de Nadal, el número 2 del planeta hizo tándem con Viktor Troicki para vencer a Pablo Carreño y Feliciano López en una hora y 15 minutos.

Los balcánicos, con el apoyo de sus apasionados seguidores, masivos en la grada del Ken Rosewall Arena de la ciudad de Sydney, pueden alardear de su segundo enorme éxito colectivo, tras la Copa Davis conseguida en 2010. Baila Serbia. Baila Djokovic, profeta de este nuevo campeonato y con su mejor versión en el curso recién amanecido. Líder de principio a fin.

Tras una hora y 55 minutos de intensa confrontación frente a él, Nadal decidió no disputar el partido de dobles, al que se había sumado frecuentemente tanto en la Copa Davis como en esta ATP Cup. Sí lo hizo Nole, estimulado por una victoria esencial contra uno de sus grandes contrincantes y resuelto a entregar a su país el primer título en esta nueva competición. Sin ser ni muchísimo menos un especialista, el ganador de 16 títulos del Grand Slam tiene un plus de calidad que se manifiesta tarde o bien temprano. Perdió su saque en el primer juego del partido, mas supo corregir el mal inicio y los titubeos iniciales de su acompañante, Viktor Troicki, para romper en un par de ocasiones sucesivas el saque de España y llevarse el set inicial.

La ausencia de Nadal pesó en el tándem dirigido por Francis Roig, desplomado sin antídoto tras el buen despegue. Feliciano López cedió su saque con doble falta en el inicio del segundo set y dejó a los hexacampeones de la Copa Davis en una crítica situación. Serbia encadenó 6 juegos sucesivos y puso la directa cara la copa. Con triunfos en sus 6 individuales y en sus 2 presencias en el doble, Djokovic se ha mostrado como el primordial autor del éxito de su país, jugando el papel que le correspondió a Nadal en la conquista de la Ensaladera, hace 50 días en la Caja Mágica.

Menos afinado el mallorquín, que ante Goffin, en cuartos, contra Bélgica, padeció la primera derrota individual en una competición por equipos en 16 años, a España no le alcanzó con la confiabilidad de Bautista, invicto en sus 6 presencias como número 2. Enorme Djokovic, condujo a su país a la victoria, proclamando que, tras las dudas en el final del pasado curso, se halla presto a luchar por todo, con el Abierto de Australia, donde va a buscar su octava victoria, como objetivo inminente.


Publicidad

 
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo