Por vez primera desde el instante en que comenzase en la Copa Davis de 1913, Canadá va a tener la ocasión de lograr la primera Ensaladera de su historia. Lo certificaron la pareja compuesta por Pospisil y Shapovalov tras derrotar a Rublev y Khackanov (3-6, 6-3 y 7-6) en el definitivo encuentro de dobles, al que se llegó tras firmarse tablas en los individuales.

Rublev, que se va de esta Davis sin haber perdido un solo partido individual, entregó el primer punto de la eliminatoria a Rusia tras imponerse a Pospisil (6-4 y 6-4). No obstante, su compañero Khachanov cedió ante Shapovalov en 3 sets (4-6, 6-4 y 4-6) en el segundo, lo que forzó a que el dobles dictase sentencia.

"El día de hoy ha sido una eliminatoria increíble. Hemos llegado múltiples veces al dobles en estos últimos días, muchos partidos amontonados, se precisa de una enorme administración sensible para llegar a esta altura", aseguró Pospisil. "Es como edificar, edificar y edificar en todos y cada jornada, cada partido te demanda más, mas vale la pena el éxito. Ganar en el último set y en el tie break lo hace considerablemente más trágico y singular. Es increíble llegar por vez primera en nuestra historia a una final de Copa Davis, es muy singular estar formando para de esto", agregó.

Las dos elijas presentaban exactamente el mismo inconveniente en el momento de enfrentar esta primera semifinal. Y es que sus 2 mejores jugadores eran, al tiempo, los encargados de disputar el dobles, con lo que el cansancio amontonado tras 6 días de competición pesó sobre sus piernas. Incluso de esta manera, el encuentro se extendió hasta alén de las 2 horas (2h 03m), y resultó un duelo formidablemente igualado.

Sin especialistas puros sobre la pista, la superioridad en el peloteo resultó definitiva en el momento de acabar los puntos. Esta situación llevó a que los juegos se alargaran sobre la media, y a que el cansancio fuera haciendo mella en los jugadores. Con la energía justa se llegó a un tie break que parecía de cara para los rusos (4-2), mas que produjo una reacción terminante en Canadá, que se terminó llevando el tercer set (7-5).

"Hasta el momento, es un viaje increíble como capitán. Es algo nuevo para mí y eso que llevo ya un par de años, es extraño encarar este cargo a una edad tan joven. Tengo un equipo que me respalda, jugadores de clase mundial, esta semana juegan de insensatez. Estoy contentísimo por todo lo sucedido, no lo aguardaba, estar en la final es algo surrealista, muchas emociones juntas", reconoció Frank Dancevic, capitán de Canadá.


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo