Sin traicionar su estilo en ningún instante, con ese juego ofensivo que unas veces maravilla y otras desespera, y una enorme demostración de carácter, Garbiñe Muguruza frenó en el Premier 5 de la ciudad de Roma al prodigio Cori Coco Gauff en un partido apasionante que se resolvió en 3 sets y 2h:32: 7-6 (3), 3-6 y 6-3. La estadounidense se ha transformado desde 2019 en un genuino cobrizo para sus contrincantes, a pesar de que tiene solo 16 años. No hay partido simple contra ella, una jugadora muy atlética, pues jamás lo da por perdido.

Y la prueba es que ha ganado ya a tenistas de la calidad y también relevancia de Venus Williams, Rybarikova, Bertens, Ostapenko (título en Linz), Osaka, Sabalenka, Jabeur... Esto da mérito al triunfo de Garbiñe, que en su primer encontronazo con la enorme esperanza de E.U., la heredera de Sosiega, no cayó donde otras si lo hicieron y jugó como hace cuando entra en modo campeona, a saco y sin temor. En octavos, este jueves, va a tener otro reto esencial frente a una oponente que conoce mejor, la británica Johanna Konta, que batió a la rumana Begu (6-0 y 6-4).

Un doble falta en el peor instante forzó a Muguruza a bogar a contracorriente. No obstante, inmediatamente y con mucha autoridad, la caraqueña recobró el quiebre desventaja con un juego ganado en blanco al resto. Después igualó el partido (3-3), pasó determinados apuros para conseguir el 4-4 y presionó sin éxito en el próximo turno de su contrincante. La carencia de contundencia cerca de la red, mal endémico de Garbiñe, le forzaba a hacer un sobreesfuerzo para cerrar ciertos puntos, sobre todo ante jugadoras tan diligentes como Gauff. Por otra parte, los primeros saques de la americana, con bote, efecto y alteración en lo que se refiere a sus direcciones no son simples de devolver y ahí padeció la ex- número uno del planeta. De esta forma alcanzó el desempate frente a una contendiente que es más frágil con segundos y siguió con su eficiencia en 2020: 7-0 en esa suerte.

El beneficio de un set no le aseguraba nada a Garbiñe frente a una contrincante tenaz y sin nada que perder, que salió a por el empate con resolución. De esta manera sumó 2 rupturas para poner un 4-1 que podía haber sido más asolador. No lo fue pues la de España acortó hasta el 4-3 y estuvo cerca de ponerse 4-4, mas se le escapó un punto de break y en el próximo juego cometió 2 fallos groseros que le dieron el parcial a Coco.

Con la ética aumentada y su energía íntegra, Gauff avanzó veloz hasta el 2-0 en la tercera manga. Entonces Muguruza tocó a refuto con furia y consiguió el premio de 2 quiebres seguidos para adelantar y afianzarla (4-2). Le faltaba lo más bastante difícil, doblegar la terquedad de Gauff. Debió hacerlo con dureza mental y grandes golpes, a tumba abierta. De esta manera cerró el encuentro en grande, al resto y en blanco.


PUBLICIDAD

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.