En el 2014, Ashleigh Barty dejó el tenis. Estaba sobresaturada, quizás estresada por el hecho de que las cosas no funcionaban. Apenas figuraba en el Top 200. En el circuito individual, no iba a ningún lado. Otra cosa era su proyección en dobles. Al lado de Casey Dellacqua, había llegado a jugar 2 finales del Grand Slam.

Un nuevo capítulo y un mismo final. 6 de 6. Rafa Nadal sostiene su imbatibilidad ante Roger Federer en la ciudad de París tras destruírlo en 3 sets (6-3, 6-4 y 6-2) y disputará su duodécima final en Roland Garros. El de España sumó su décimo triunfo frente al suizo en un Grand Slam y probó que le tiene tomada la medida, sobre arcilla, a su contrincante de siempre y en toda circunstancia.

La apuesta ofensiva con la que Roger Federer busca ahorrar tiempo y energía sobre la arcilla de Roland Garros le prosigue marchando perfectamente. El suizo, ganador de 20 Grand Slam y que solo ha levantado una vez la Copa de los Mosqueteros, apenas invirtió una hora y 42 minutos en despachar al argentino Leonardo Mayer, que deberá proseguir procurando pasar a los cuartos de un major en su 36º intento, que le va a llegar en Wimbledon.