Rafa Nadal ha hecho más grande su historia de leyenda al ganar a Dominic Thiem en la final de Roland Garros por 6-3, 5-7, 6-1 y 6-1. Es la duodécima copa de Mosqueteros que conquista el de España y el decimoctavo grand slam de su carrera, a solo 2 de Roger Federer (y 3 más que Novak Djokovic).

15 años tras su primera victoria sobre la tierra batida de la ciudad de París, Nadal precisó de 3 horas y un minuto para redactar una nueva página de su historia y supera a la australiana Margaret Court, que había ganado once veces el Open de Australia entre 1960 y 1973.

Nadal ha estado prácticamente desagradable en esta final ante Thiem, contra el que jugó ya en 2018 en exactamente el mismo escenario. En el primer set cedió un break, el segundo set sí fue para el aaustriaco, mas los 2 últimos se los llevó de forma contundente y también desagradable, sin ceder su servicio y efectuando diez juegos en blanco. Thiem jugó realmente bien, mas es deficiente para estar a la altura del mejor jugador en la historia del tenis sobre tierra batida.