El ruso Daniil Medvedev, número 5 del planeta, alcanzó este viernes la final del Abierto de EE.UU. tras superar en semifinales al búlgaro Dimitrov, que no pudo soportar la presión de esta fase del último Gran Slam del año y cedió en 2 horas y 40 minutos por 7-6 (7-5), 6-4 y 6-2.


Como señala el marcador, los dos jugadores protagonizaron un primer set muy igualado, que no se resolvió hasta pasada más de una hora en un 'tie-break' en el que el búlgaro cometió múltiples fallos.

A pesar de la cantidad de fallos no forzados de Dimitrov, un total de 46, el búlgaro, número 78 del planeta y que ni tan siquiera había sido incluido en las cabezas de serie del campeonato, usó sus armas en su batalla contra Medvedev.

Los dos participaban en semifinales del Abierto de EE.UU. por vez primera y ofrecieron un buen espectáculo sobre la pista del Arthur Ashe de Flushing Meadows, con múltiples ralis largos y ciertas jugadas de infarto en las que se intercalaban las voleas, los globos y los remates, y que pusieron de pie al público.

En la tercera manga, no obstante, con 2 sets en contra, Dimitrov no pudo con la presión y se desinfló, y si bien se prosiguieron viendo buenos puntos por su lado, Medvedev no disculpaba sus fallos y le rompió el servicio en un par de ocasiones.

Medvedev se transforma en el primer ruso en lograr una final de Gran Slam de los últimos 14 años, puesto que ningún otro compatriota ha logrado hacerlo desde el instante en que Marat Safin llegase a la final del Abierto de Australia en 2005, en el que perdió ante Lleyton Hewwit.

"Sentí que en el primer set (Dimitrov) estaba más cerca de ganar y deseé mudar el ritmo", aceptaba el ruso en una entrevista minutos tras el fin del partido.

Tras un accidentado comienzo en el campeonato, con calambres en las primeros partidos y enfrentamientos con el público en tercera ronda y octavos, Medvedev afirmó que no creyó que llegaría a la final.

"Es una insensatez", afirmó el tenista. "Mas acá estoy y estoy contento", afirmó.

Medvedev, que ha sido siseado en múltiples ocasiones por su conducta antideportiva sobre las pistas de Flushing Meadows, afirmó este viernes que le agrada leer lo que afirma de él la prensa "para aprender a ser mejor persona".

"Estos un par de días ya antes de la final no lo voy a poder hacer, pues me debo preparar para el partido", sentenció.

En la final, Medvedev se va a ver las caras con el ganador del duelo entre el de España Rafael Nadal, número 2 del planeta, y el italiano Matteo Berrenttini, número 25.


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo